El proyecto de reformas, iniciativa del Poder Ejecutivo, busca agilizar el proceso de aprobación de las leyes y reducir la posibilidad que tienen actualmente los diputados, incluso en forma individual, de bloquear un proyecto por tiempo indefinido interponiendo un número ilimitado de mociones y haciendo uso excesivo del tiempo de exposición.

Este mecanismo, conocido en el ámbito político como "filibusterismo", ha sido utilizado por pequeños partidos para evitar la aprobación de proyectos como el de la fecundación in vitro, situación que tiene al país en una incómoda posición ante la comunidad internacional, al incumplir una disposición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El proyecto, que fue dictaminado en comisión en agosto pasado, fija un tiempo máximo de uso de la palabra para las fracciones. En el primer debate, establece hasta 30 minutos para el partido con el mayor número de diputados, hasta 20 minutos para el segundo con más diputados, quince minutos para las que tengan más de dos diputados y diez para las unipersonales.

Los tiempos se amplían en el orden anterior a una hora, 45 , 30, y 15 minutos para el segundo debate.

El proyecto también establece plazos máximos para la aprobación de las leyes, que pueden ser de seis meses o un año y que se amplían a dos años en el caso de las reformas constitucionales.

El gobierno celebró la decisión de los diputados y dijo que la aprobación de este proyecto vendría a mejorar la eficiencia en el trabajo legislativo.

“Nos alegra el impulso de los diputados para empezar a discutir el proyecto que modificaría el reglamento de la Asamblea Legislativa. Este es un tema de vital importancia para avanzar en la aprobación de leyes y evitar el filibusterismo que tanto daño le ha causado a la democracia costarricense. El Gobierno apoya esta iniciativa que busca mejorar y modernizar el reglamento, que respete los principios democráticos de participación, el derecho de enmienda y la fijación de plazos de votación que permita que se manifieste la voluntad de las mayorías”, manifestó en un comunicado el ministro de la Presidencia, Carlos Benavides.