“Cuba es un país central en el Caribe y Costa Rica aspira a extender su política a Centroamérica y al Caribe. Es una oportunidad para proyectarnos en una zona donde tenemos ventajas comparativas”, dijo el presidente Solís en conferencia de prensa.

“En primer lugar, queremos dar continuidad al proceso de normalización de las relaciones entre Costa Rica y Cuba, que se interrumpieron durante la Guerra Fría”, para completar un proceso que se inició en 2007,duante el gobierno del ex presidente Oscar Arias, con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, manifestó el mandatario.

En su visita, la delegación costarricense tratará con las autoridades cubanas proyectos de cooperación bilateral muy variados en temas como salud, educación o deporte.

También se analizarán las posibilidades de incrementar el comercio bilateral, en virtud de lo cual acompañará al presidente una comitiva de empresarios costarricenses que llevan el interés de explorar posibilidades en ese campo.

Solís dijo que no cree que el tema de la crisis de los migrantes cubanos varados en el país por el cierre de la frontera de Nicaragua vaya a ser un tema central de la visita, dado que para entonces espera que la solución al problema ya se encuentre muy avanzado.

El presidente dijo que tras concluir su visita a Cuba viajará a Honduras para reunirse con su colega Orlando Hernández y después irá a El Salvador a la XLVI Cumbre de Jefes de Estado del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) que se realizará en El Salvador.