La embajadora Sonia Marta Mora junto a los embajadores franceses, Philippe Vinogradoff y Thierry Vankerk -Hoven. (F: Cortesía H Gutiérrez)

“Gracias al aporte de Sonia Marta Mora, Costa Rica es hoy un país modelo en materia de enseñanza del francés, y con ello de la defensa de la diversidad cultural. En tiempos de la tendencia mundial a la uniformización cultural, hay un riesgo de que idiomas se pierdan, y cuando los pueblos pierden su idioma, pierden la manera de expresar su visión del mundo”, destacó el Embajador Vinogradoff

Al imponerle la medalla, el diplomático subrayó que Mora ha jugado un papel “esencial” en el lugar que ocupa la enseñanza del francés en su país.

El Embajador agregó que en los últimos años, en Costa Rica, ha aumentado la calidad de la enseñanza del francés gracias a una mejor preparación de los profesores, así como también la cantidad de alumnos que participan en la prueba para obtener el DELF (Diploma de Estudios de la Lengua Francesa).

El proponente ante el Gobierno de Francia de la condecoración para Mora fue el anterior embajador francés en Costa Rica, Thierry Vankerk -Hoven, (2016-2019), quien también asistió a la ceremonia oficial de entrega del reconocimiento.

“Sonia Marta Mora ha dedicado muchos años de su vida a fortalecer los lazos de amistad entre Francia y Costa Rica. Como Ministra de Educación, desempeñó un papel muy importante para el desarrollo y ampliación de la enseñanza del francés”, expresó.

La exministra de educación y embajadora en París dijo recibir la condecoración como “un reconocimiento a la sólida amistad” que une a Costa Rica y Francia. “Para mí significa una reafirmación de los valores que compartimos y por los cuales luchamos: la defensa de los derechos humanos, de la democracia, del multilateralismo, y del diálogo que construye la paz; de la igualdad entre mujeres y hombres, del respeto a la naturaleza y el derecho de las nuevas generaciones a un planeta habitable y hospitalario”, señaló.

La Orden de la Legión de Honor, creada por Napoleón Bonaparte en 1802, es la más prestigiosa condecoración que otorga la República de Francia.