De acuerdo con el Centro de Control de Energía del ICE, La Hora del Planeta generó un ahorro real del 5% del consumo de energía total, lo que permitió reducir la factura de generación eléctrica por factor término, que el país se ha visto obligado a producir en esta época de sequia.

El ahorro del apagón voluntario fue de 16 megavatios, lo que equivale al consumo 1.300 casas durante un día entero, según los cálculos del ICE.

“La hora del Planeta es más que una hora, únete al resto del mundo para proteger el Planeta” es el lema que movió a millones de millones de personas, entidades públicas, empresas privadas en más de 160 países y 7.000 pueblos y ciudades, a apagar la luz y desconectar todos los aparatos que funcionan con energía eléctrica.

La Hora del Planeta inició como una campaña dirigida a los hogares de todo el mundo, con una invitación a apagar las luces durante una hora para demostrar que si se quiere, se puede ahorrar energía eléctrica. El éxito fue rotundo y llamó la atención de otros sectores de la sociedad que fueron sumándose a la convocatoria mundial, en empresas privadas e instituciones públicas de numerosos países.