El nombramiento fue dado a conocer por el diario Extra, lo cual fue confirmado por la funcionaria quien, no obstante, dijo que la decisión se ampara en el Régimen de Puestos de Confianza de la CCSS.

“Más allá de ser legal o no, dicho nombramiento de confianza constituye un acto de nepotismo reprochable, pues no solo beneficia a una persona que tiene un vínculo por afinidad, sino también porque riñe contra la ética que demanda la Presidencia Ejecutiva, cargo de mayor calibre en la institución”, arguyó UNDECA.

“El simple acto de favorecer a alguien por afinidad o parentesco, cualquiera que sea su naturaleza, genera un precedente negativo”, apuntó el sindicato.

La semana pasada, el anterior ministro de Trabajo, Víctor Morales, se vio forzado a renunciar al cargo luego de que trascendiera el nombramiento de una sobrina como recepcionista en dicho ministerio.

Aunque la persona favorecida fue removida de inmediato, una semana después de su nombramiento, el presidente Luis Guillermo Solís y le agradeció a Morales por sus servicios.

“Solicitamos al señor Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera, actuar de la misma forma que con el Ministro de Trabajo: remover o pedir la renuncia inmediata a la Presidenta Ejecutiva de la CCSS”, puntualizó UNDECA.