La ONU, explicó el portavoz de Guterres, está contactando “con las partes” a “diferentes niveles” dentro de las Naciones Unidas y sobre el terreno.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, llamó este martes a los venezolanos a unirse a él contra el Gobierno de Nicolás Maduro, en una acción del político acompañada por un grupo de militares.

Guaidó apareció junto al opositor, Leopoldo López, que cumplía arresto domiciliario y por miembros de las fuerzas de seguridad.

El gobierno de Maduro ha calificado lo ocurrido como un “intento de golpe de Estado”, pero asegura que las fuerzas armadas siguen siendo leales. Según informaciones de prensa, se están registrado fuertes disturbios y enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y civiles en Caracas, la capital del país.

Guterres urgió “a todos los bandos a ejercer la máxima contención y llamó a todas las partes para que eviten una escalada de la violencia y para que den pasos de inmediato para restaurar la calma”, puntualizó Stéphane Dujarric.

El portavoz aclaró que “no le corresponde al Secretario General dar su apoyo a una parte o la otra” y que él se centra en el bienestar del pueblo venezolano y hace todo lo posible para evitar la violencia.

Guterres volvió a poner a disposición de las partes “sus buenos oficios” si los requieren en un proceso de mediación que está solicitando la comunidad internacional.

La ONU está tomando medidas para asegurar la seguridad del personal de la organización que está en Venezuela.

Naciones Unidas ha reforzado su presencia en el país en los últimos meses dada “la muy grave situación humanitaria en el país”, señaló Dujarric. Además, está apoyando a la Cruz Roja Internacional, que tiene un acuerdo con el gobierno de Nicolás Maduro para distribuir ayuda humanitaria.