Por otra parte, la confianza de los consumidores sobre el desempeño de la economía cayó 4.5% en el último trimestre al pasar de 44.3 en febrero a 39.8 en mayo, lo que refleja una tendencia general de los consumidores cada vez más pesimista.

Esto ocurre así a pesar de que el gobierno reveló recientemente un aumento en algunos sectores productivos como las exportaciones y los servicios, dijo a Informa-tico, el coordinador de la Encuesta sobre el Índice de confianza del consumidor (ICC) en el desempeño de la economía, Jhonny Madrigal, que realiza cada tres meses el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

Por qué cae la confianza en 4.5 en los últimos tres meses, porque se deterioraron tanto las valoraciones del momento actual como las expectativas sobre el futuro de la economía, afirmó Madrigal, la percepción de estos dos momentos, actual y futuro, dan como resultado el ICC.

La disminución de la confianza también se justifica porque para los próximos 12 meses el 79.3% de los consumidores cree que el precio de los combustibles (diesel y gasolina) va a aumentar. El 60% opina que la pobreza va aumentar, el 65% dice que el desempleo también va a aumentar y que los ingresos van a rendir menos.

Madrigal señaló que hay otros factores que están incidiendo en el pesimismo de los consumidores sobre la Administración Chinchilla que son más bien de la esfera social y política.

“En la percepción que tienen en estos momentos los consumidores sobre el desempeño de la economía son más los mensajes negativos que le llegan que los mensajes positivos” señaló Madrigal.

“Porque cuando sucede lo que ocurrió en el Ministerio de Hacienda, lo que está sucediendo en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes con la trocha del río San Juan o lo que está sucediendo en la Caja del Seguro, la gente se desanima mucho, puesto que el tipo de mensaje que le está llegando es un mensaje desalentador, de pérdida de confianza”.

“Esto, agregó, está indicando además que existe un problema de comunicación grande que debería atender el gobierno para difundir los proyectos y los programas que están desarrollando, más informaciones positivas sobre su desempeño”.

“Y la falta de comunicación que tiene este gobierno no la ha podido resolver tampoco con el cambio de Ministro de Comunicación, que no ha tenido hasta ahora ningún impacto. Y esto se refleja en las encuestas en las que un 75% de los consumidores dan una calificación baja a la política económica de la Administración Chinchilla” solo comparable con el peor momento de la Administración Pacheco, aseguró el investigador.