El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Iván Brenes, señaló que el concepto de la prevención ante los desastres como un derecho humano, debe estar íntimamente ligado a la generación de condiciones de bienestar económico y social; y debe dimensionar de manera adecuada la importancia de la gestión comunitaria, es decir, la participación del ciudadano en las acciones de la vida pública y privada.

El  informe de “Impacto de los Desastres en América Latina y el Caribe, 1990-2011 reveló que en promedio ocurren en las Américas 24 desastres intensivos por año, cada uno de ellos con un promedio por registro de 39 vidas humanas perdidas, 22 mil personas afectadas, 1.053 viviendas destruidas y 1.547 viviendas dañadas.

Sobre el nuevo marco estratégico internacional, Costa Rica hizo un llamado para que predominen propuestas de acción, objetivos de desarrollo y aspiraciones humanas, como principal norte.

La cuarta sesión de la Plataforma se centró en la definición colectiva y estratégica de las tendencias  y áreas prioritarias para avanzar en la región sino además, los resultados servirán de insumo para enriquecer el nuevo Marco Global para la Reducción del Riesgo de Desastres que se adoptará en la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción de Desastres a realizarse en Sendai, Japón, en marzo de 2015.

La ciudad ecuatoriana de Guayaquil fue la sede para más de 600 representantes de gobierno y sociedad civil de unos 30 países, que se abocaron a revisar el progreso de las Américas en la reducción de la exposición al riesgo de desastres de la población.