Miembros del OIJ en compañía de fiscales ingresaron a la oficina de Orozco en busca de evidencia sobre las denuncias que han sido planteadas contra el diputado, sobre la celebración de matrimonios y otras actividades en las oficinas del diputado en la Asamblea Legislativa y en horas laborales.

El objetivo fue "secuestrar documentos que ayuden a esclarecer la existencia o no de supuestos hechos delictivos, investigados de oficio desde el 16 de agotos anterior", indicó un comunicado del Ministerio Público.

"La investigación de la fiscalía pretende determinar si el legilador incurrió o no en el delito de peculado de uso, por supuestamente utilizar su oficina pública para realizar trabajos como notario", expresa el informe.

Según explicó la Fiscalía, la diligencia debió ser autorizada por la Sala III de la Corte Suprema de Justicia por tratarse de un miembro de los supremos poderes.

Reportajes de un noticiero de televisión, revelaron recientemente que Orozco efectuaba matrimonios, porcios y otros actos notariales utilizando su oficina de diputado en la Asamblea Legislativa y en horas que supuestamente corresponden a sus labores como diputado.

Orozco ha rechazado esas acusaciones y ha dicho que se trata de una persecusión de la prensa en su contra.

El diputado de Renovación Costarricense ha estado en el centro de polémicas públicas relativas a los derechos de las minorías sexuales, debido a posiciones consevadoras, consideradas como homofóbicas.

También ha estado en el centro de discusión de otros temas de derechos humanos, como la regulación de la fertilización in vitro, que ha obstaculizado en asocio con otros diputados de su misma línea.