Zamora, de ACODEHU, denunció la provocación y detención de universitarios por parte de agentes policiales de San Pedro de Montes de Oca en la Calle de los Graffittis.
Zamora, de ACODEHU, denunció la provocación y detención de universitarios por parte de agentes policiales de San Pedro de Montes de Oca en la Calle de los Graffittis.

Primero que nada tenemos, como describe nuestro compañero de la asociación Mario Villalobos Arias, que las relaciones de la población con la Fuerza Pública cuando se encuentran en las calles no es la que se supone que debería existir entre una policía civilista y la ciudadanía de un país democrático, estoy segura que especialistas en sociología han estudiado este tema con rigor científico pero aquí nuestra humilde observación.

De esta manera, la presencia policial en la calle frente a ciudadanos comunes crea tensión en lugar de crear seguridad, al crear tensión los oficiales presentes se sienten amenazados y entonces llaman refuerzos, al llegar los refuerzos se crea más y más tensión y abuso de poder por parte de algunos oficiales, lo que a su vez provoca reclamo por parte de los ciudadanos al ser interpelados, requisados, molestados e inclusive agredidos, sin un motivo legal lo que finalmente revienta en una escaramuza de dimes y diretes, más abuso de poder, golpes de la policía y finalmente en arrestos ilegítimos, es ahí donde nos preguntamos ¿quién provoca la Alteración al Orden Público?, y por ende ¿quién crean la Violencia?

Exactamente esto es lo que sucedió la noche del viernes 27 de setiembre en las inmediaciones de la Universidad de Costa Rica. La calle de los Grafitis es conocida en los últimos tiempos como lugar de reunión de diferentes grupos de adultos jóvenes -la mayoría estudiantes de pre-grado y post-grado de la UCR-, se reúnen para hablar, para hacer análisis de coyuntura política, para tocar música, para fumar e inclusive de vez en vez, para tomar de manera compartida un vino de caja porque las finanzas y la crisis no permite más que eso; es entonces una actividad frecuente de esta calle y es también frecuente que los oficiales de la policía pasen por la calle sin provocar mayor reacción, sin embargo esta noche, los policías motorizados crearon esta tensión inicial y luego se desencadenaron los hechos descritos, con el resultado de 8 personas detenidas que fueron llevadas a la Delegación de Montes de Oca, para luego de levantarles a 7 de las 8 personas, el “parte” por el cargo de “Alteración del Orden Público”; pero la octava persona fue puesta a las órdenes del Ministerio Público del II Circuito Judicial, para iniciar la indagatoria por el cargo de daño a una patrulla tipo “perrera”, que consiste en un raspón en la parte trasera del carro.

Cuando suceden los hechos además de las detenciones de las 8 personas, hay enfrentamientos entre los policías y las personas que reclaman sus derechos, los oficiales agreden a los presentes, les aplican sustancias químicas en la cara, hay interpelaciones de ambas partes, los policías agreden y cuestionan a las personas con cámaras, en medio del desorden, cuando están llevándose a los detenidos, alguien lanza una botella de vidrio y revienta el parabrisas trasero del carro tipo pick-up de la Fuerza Pública, momento en el cual, según los reportes, el oficial que conduce la patrulla detiene la misma, se baja alterado, saca el arma y dice algo así como ¿quién fue el hijueputa? Inmediatamente el oficial y sus compañeros tratan de detener a alguno de los presentes, sin éxito porque no logran individualizar a ninguno como el responsable del hecho. El oficial fue identificado como Kevin Greik (puede no ser la escritura correcta) Morgan y se está valorando la posibilidad de interponer una denuncia o solicitar un proceso contra el oficial por poner en peligro a los ciudadanos ahí presentes.

Después de los hechos, se hace contacto con Emilio Soto del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ-CR), quien refiere el asunto a ACODEHU porque él se encuentra en territorio indígena, de esta manera llegamos al lugar los 2 miembros de la asociación y nos concentramos en apoyar y documentar lo sucedido con los escasos recursos materiales y técnico-legales con los que contamos. Al llegar existía una urgencia por encontrar abogado, por lo que llamamos, sacamos de su cama y transportamos al Lic. Armando Navarro Martínez, colaborador permanente ad-honorem de la ACODEHU, a la Delegación de Montes de Oca donde estaban los detenidos y dimos el acompañamiento, hasta el II Circuito Judicial, a Dennis Segura U., quien fue puesto a las órdenes del Ministerio Público, permaneció detenido hasta casi las 7 am. , fue liberado con una Causa Penal en Flagrancia por el cargo de “Daño Agravado” por daño a la patrulla. En este momento está siendo representado por un miembro de la Defensa Pública y el compañero está dispuesto a una conciliación razonable. La próxima audiencia fue fijada para el Jueves 3 de octubre a la 12 media noche.

Observamos con preocupación cómo cada vez se vuelve más frecuente este tipo de  “encontronazos” entre los oficiales de la Fuerza Pública y la ciudadanía,  particularmente con los estudiantes universitarios y cómo los oficiales se niegan a identificarse como es debido con su carné aun cuando están realizando requisas ilegales, reteniendo cédulas de identidad indebidamente, aún frente a sus jefes y aun cuando se lo solicita un observador de derechos humanos.  Más preocupante es escuchar como las personas involucradas en el “encontronazo” señalan que fueron golpeadas con la mano, empujados y acusadas de cargos falsos con una aparente intención de provocación, de parte de los oficiales de policía.

Además, algunos detenidos reportan intimidaciones y amenazas, entre ellas “esto es para que se les quite esa maña de andar grabando”, o cuando se les señala que deben tener cuidado en las asociaciones de estudiantes porque las mismas están “infiltradas” de alborotadores, este tipo de comentarios de parte de oficiales y jefes policiales debe levantar las alertas tanto a los defensores de derechos humanos como a todo el movimiento social, son señales que aunque en Costa Rica parezca estar lejana aún las experiencias de las Guerras Sucias de Latinoamérica y la Noche de los Lápices en Argentina, puede ser que dejando pasar estos hechos sin denunciar ni levantar la voz, a algunos nos parezca que cualquier parecido no es casualidad sino una consecuencia del olvido que empezamos a tener como pueblo de nuestros derechos básicos.

"Los derechos se toman, no se piden se arrancan, no se mendigan se conquistan"... José Martí

(*   Asociación Costarricense de Derechos Humanos ACODEHU)