Jiménez anunció el interés del Ejecutivo en que no se toquen áreas esenciales como los programas de combate a la pobreza, la salud, la educación y la inversión en infraestructura productiva.

Luego de un exhaustivo análisis realizado por profesionales y técnicos de Hacienda y a tenor del diálogo mantenido con todas las fracciones legislativas la semana anterior, el Gobierno de la República propondrá reducir el presupuesto del 2015 en ¢221.220 millones, anunció Jiménez este lunes desde Casa Presidencial.

El Ministro de Hacienda, Helio Fallas, por su parte, señaló que el recorte por ¢221.220 millones se suma a la significativa reducción que ya se había hecho en el mes de agosto al primer proyecto de presupuesto que elaboró la anterior administración por más de 420 mil millones de colones.

Fallas dijo que “el país sabe que nunca antes en la historia un presupuesto ha sido revisado en forma tan minuciosa. Eso nos complace porque es parte de la transformación política que Costa Rica necesita y que este Gobierno se comprometió a impulsar”.

Sobre la fallida propuesta del diputado Ottón Solís para recortar más de  ¢300 mil millones al presupuesto enviado por el Ejecutivo, el Ministro de Hacienda comentó que “la moción de don Ottón fue rechazada, pero no su tesis de fondo, que es la austeridad y el manejo responsable de la Hacienda Pública, compromiso fundamental de este Gobierno, tal como lo definió el Presidente Luis Guillermo Solís desde que asumió funciones el 8 de mayo”.

Fallas destacó el espíritu de diálogo y negociación que ha imperado en los últimos días en el seno de la Asamblea Legislativa y la voluntad del Poder Ejecutivo de escuchar las diversas posiciones para alcanzar acuerdos en beneficio de Costa Rica.

“Ha habido un rico ejercicio de diálogo que ahora se traduce en resultados”, agregó Fallas, quien a modo de ejemplo, citó “el trabajo realizado por la fracción del Frente Amplio de ajustar partidas sin que afecten o imposibiliten la ejecución de los programas esenciales”.

Fallas manifestó que “gran parte del presupuesto está destinado a atender obligaciones y compromisos del Estado que no pueden ser ignorados, porque eso provocaría un sinnúmero de conflictos legales”.

Sobre el déficit fiscal, el ministro Fallas agregó que puede enfrentarse “solo por la vía de la reducción de los gastos, sino también procurando mayores ingresos, tal y como lo recomiendan los organismos internacionales”.

El Ministro de Hacienda anunció además que el Gobierno “prepara un paquete de medidas de control de ejecución presupuestaria, que hará mucho más transparente el pago de horas extras, gastos en consultorías, publicidad y viajes al exterior, tal y como lo pretenden diversos partidos”.

Tema fiscal

El ministro de la Presidencia recordó que “el déficit fiscal es un problema grave que Costa Rica debe resolver, pero sin descuidar otros retos igualmente complejos, como lo son el rezago en infraestructura productiva  y el combate a la pobreza extrema” y remarcó que “por eso la solución inevitablemente requiere de  gradualidad”.

“El déficit fiscal es un problema estructural que exige soluciones estructurales y pretender reducirlo drásticamente a partir del presupuesto del 2015 resulta riesgoso en la medida en que eso pueda generar tensiones y comprometer nuestra paz social”, acotó Jiménez.

También puso sobre el tapete la necesidad de trabajar por un Pacto Social que permita al Estado hacer frente al creciente déficit fiscal, que impacta directamente la economía y encarece los créditos internacionales.

Las mesas de Diálogo que el Gobierno ya ha iniciado con diferentes sectores, dijo Jiménez, podrían hacer germinar entendimientos que conduzcan en el mediano plazo a ese Pacto Social indispensable para tener estabilidad y garantizar un crecimiento con distribución.