¡Más desarrollo, menos armas!, exclamó Solís y sostuvo su afirmación diciendo que “Costa Rica lo sabe, históricamente cambiamos nuestras armas por lapiceros, nuestros escudos por cuadernos”.

“Al mundo entero, dijo, es momento de detenernos y reflexionar, debemos reorientar el gasto militar para concentrarnos en los grandes y verdaderos retos del desarrollo sostenible. No hay, se los aseguro, mejor fórmula para la seguridad de sus propios países que garantizar el desarrollo sostenible del mundo entero”.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera, pidió en su discurso ante la Asamblea General de la ONU profundas reformas en el funcionamiento del Organismo.

Los puntos sobre los cuales Solís llamó la atención de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad, señalan la falta de congruencia y consistencia en materia de Estado de Derecho, Derecho Internacional, protección de derechos humanos, control de armamentos y el desarme nuclear, para un organismo que “es una pieza clave para la gobernanza mundial”.

“El Consejo de Seguridad debe asumir las responsabilidades que le corresponden en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, tomar en cuenta las consideraciones sobre los derechos humanos en su accionar y mejorar su labor en materia de prevención de conflictos”, puntualizó Solís.

Ante la 70 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, el Mandatario sostuvo que para Costa Rica “es la hora de que una mujer ocupe la Secretaría General, se reconozca la capacidad, competencia y compromiso de las mujeres y se emita una señal política inequívoca al celebrar los 20 años de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing” y propuso que para la próxima elección se impulse a una mujer para ocuparla.

Además cuestionó el proceso de elección del secretario general, “mi país lidera junto a Estonia, los esfuerzos de casi una treintena de Estados para establecer un proceso transparente, democrático, equitativo e inclusivo que sea consistente, porque no lo es”, dijo el presidente Solís ya que “desde 1946, el proceso para seleccionar a quien ocupa el más importante puesto en la comunidad internacional, se ha caracterizado por su opacidad. Costa Rica está decidida a cambiar esta situación”.

En este sentido elogió que por primera vez en la historia del organismo “se tendrá la posibilidad de conocer los nombres de las personas candidatas, sus atestados, interactuar con los postulantes, conocer sus visiones y programas de trabajo, con el objetivo de lograr que Naciones Unidas tenga un mayor dinamismo y liderazgo”.

Costa Rica reiteró su compromiso con la democracia y su apego al orden internacional, al hacer público el apoyo a la propuesta para que los derechos humanos sean el centro de los esfuerzos de la ONU, que prevé la restricción del veto en el caso de atrocidades masivas y exige el compromiso político de actuar de manera oportuna y decidida ante situaciones de genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad.

El Mandatario costarricense un llamado para reorientar el gasto militar hacia el desarrollo sostenible, a redirigir esos recursos económicos para la atención de las poblaciones vulnerables como niñas, niños, personas con discapacidad, mujeres, adultos mayores, migrantes y poblaciones indígenas.

Solís pidió que se multipliquen los esfuerzos para mantener la paz y la seguridad internacionales y fue crítico con los países miembros del Consejo de Seguridad que insisten en estos temas pero “son al mismo tiempo los mayores productores y exportadores de armas convencionales en el mundo” y que “a pesar de las prohibiciones del Tratado sobre Comercio de Armas, continúan realizando transferencias internacionales de armas, incluidas las pequeñas y ligeras, a zonas en conflicto”.

Costa Rica pidió a los Estados que no han firmado el Tratado de Comercio de Armas a que lo firmen y “a los Estados que ya lo firmaron a trabajar sin demora en su implementación”.

Consejo de Seguridad y sus responsabilidades

Costa Rica llamó a todos los estados a adherirse e implementar los instrumentos internacionales para la protección de los derechos humanos y la lucha contra la impunidad producto de crímenes atroces.

El Mandatario señaló que el Consejo de Seguridad tiene un enfoque inadecuado para la prevención de conflictos y allí donde actúa, con frecuencia, lo hace demasiado tarde.

“Cuando un miembro permanente usa el veto o la amenaza del veto, abandona y desprecia públicamente el derecho de las víctimas a la justicia y a la paz y socava los esfuerzos internacionales para ponerle fin a la impunidad. El veto traiciona la confianza de millones de personas depositada a las Naciones Unidas como su última esperanza”, enfatizó.

Solís hizo un recuento de casos que se han registrado en Libia, Malí, República Centroafricana, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Yemen, Iraq, Ruanda, Srebrenica, Palestina.

“Lo digo también por los millones de sirios que han sido desplazados en proporciones históricas, o por los miles que continúan arriesgando sus vidas en mar abierto para escapar de la muerte en forma de armas químicas, bombas de barril y municiones en racimo, cuyo uso Costa Rica repudia y condena rotundamente”, precisó

Abrir puertas

Costa Rica, durante el proceso negociador para adoptar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, compartió su experiencia en materia de conservación, protección ambiental, desarme unilateral y el liderazgo en la transformación hacia un modelo de desarrollo sostenible.

“Nuestro país ha lanzado el Compromiso de Ginebra sobre Derechos Humanos en la Acción Climática, una iniciativa voluntaria que parte del reconocimiento del vínculo entre el disfrute de los derechos humanos y las repercusiones y consecuencias del cambio climático” dijo Solís.

“En la conmemoración del 70 aniversario de las Naciones Unidas, Costa Rica se compromete con los esfuerzos por hacer de esta organización una entidad más robusta, dinámica y enérgica, para que en lugar de debatir sobre conceptos abstractos, busque soluciones prácticas, concretas y que recuerde la importancia de puertas abiertas a la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, mujeres y jóvenes” concluyó el presidente Solís su mensaje ante la Asamblea General.