Francisco Franco

El pasado martes, el Supremo adelantó que quedaba desestimado el recurso presentado por los siete nietos del dictador para impedir la exhumación de sus restos, decidida por el gobierno de Pedro Sánchez.

Asimismo, el Supremo dio la razón al gobierno, que fijaba la reinhumación en la cripta privada que la familia Franco posee en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio, al norte de Madrid. Y desestimó la petición de los nietos de que descansara en la catedral de la capital española.

Sin embargo, aún persistía un escollo técnico: la licencia de obra para levantar la pesada losa bajo la que yacen los restos del general, en la basílica del Valle de los Caídos.

El pasado febrero, un juez de lo contencioso-administrativo, José Yusty, suspendió cautelarmente la licencia urbanística para levantar la losa, ubicada en el altar de la basílica.

Pero la medida se ha quedado ahora sin efecto, ante lo argumentado por el Supremo en su sentencia, fechada este lunes. En detalle, el texto señala que la obra "no necesita licencia municipal", pues "al fin y al cabo, se trata de levantar una losa, extraer los restos y reponer el solado original".

Según indicó a AFP una fuente jurídica, el juez Yusty previsiblemente "tendrá que archivar lo que tiene".

Por lo demás, añadió la fuente, no es necesario que se vuelva a pronunciar el consejo de ministros, por lo que lo único que queda es la ejecución de la exhumción en una fecha que el gobierno no ha fijado aún.

La fuente señaló asimismo que a la luz de esta sentencia del Supremo, otros tres recursos presentados por la Fundación Nacional Francisco Franco (que defiende la memoria del dictador), los monjes benedictinos que custodian la basílica y la Asociación de Defensa del Valle "no tienen recorrido" en lo que se refiere a la exhumación.

Desde poco después de su llegada al poder en junio de 2018, Pedro Sánchez, candidato a su reelección en los comicios del próximo 10 de noviembre, defendió la exhumación para que Franco no siga siendo homenajeado en una "tumba de Estado".

Sin embargo, su proyecto ha chocado con los numerosos recursos de la familia del dictador. Si éste es finalmente exhumado, será enterrado junto a su mujer Carmen Polo, quien yace en El Pardo desde que murió en 1988.