El principal ingrediente que contribuye a la recuperación es el clima de estabilidad en las variables econónicas: baja inflación, precios, tasa de interés y precio del petróleo, señalaron los investigadores Rudolf Lücke, Luis Diego Rojas y Max Soto, del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

El crecimiento en el PIB en el tercer trimestre de este año se mantuvo en un rango entre 2,5% y 3,5%, según los datos actualizados al mes de septiembre por lo que se estima el dato anual en un rango de entre 3,8% y 4,8% de crecimiento real de la producción nacional, lo que indica que la economía crecerá este 2011 a una tasa similar a la registrada en el año 2010,

Es decir, mantenemos un pronóstico de reactivación moderada pero continua, aunque resulta insuficiente para reducir en forma significativa por la vía del crecimiento la tasa de desempleo, la desigualdad y el déficit fiscal.

Si se examina la evolución de los diferentes sectores durante el primer y segundo trimestre de los últimos tres años, se observa que el mayor dinamismo corresponde a las actividades relacionadas con servicios (servicios, transporte y comercio), en tanto que sectores productivos como agricultura y construcción, muestran niveles iguales o inferiores a los de un año atrás. Sin embargo, en el caso de la construcción, los datos más recientes del IMAE reflejan tasas anualizadas del 4%, así como un mayor dinamismo en el mercado de crédito hacia esta actividad.

Los precios

Se estima que el crecimiento interanual de los precios alcanzará a finales de este año un 4.5% a 5.5%, lo que indica un cambio hacia la baja en la estimación que se tenía anteriormente con respecto al dato de inflación para fin de año.

Petróleo

El precio internacional del crudo registro primero un estancamiento y luego se produjo una baja en el precio del petróleo, el cual se estimaba en $100 para finales del presente año pero su nivel ronda los $80 y se prevé que se mantendrá en esos niveles hasta fin de año.

La inflación

El crecimiento interanual del Índice de Precios al Consumidor a septiembre del presente año fue de un 5.17%, menor al 6% previsto. En lo que contribuyó la menor actividad económica, un mercado crediticio que continua con relativo poco dinamismo, y la estabilidad en el precio del petróleo y en el tipo de cambio fueron los principales factores que impidieron un repunte mayor de los precios nacionales.

 El llamativo descenso registrado en el rubro de alimentos, que contrasta con la tendencia observada internacionalmente es uno de los rubros con mayor ponderación dentro del IPC (índice de precios al consumidor) que incidió en el moderado crecimiento de la inflación.

Aunque por otro lado, el estudio indica que el Índice de precios al productor industrial (IPPI) muestra un crecimiento acumulado a setiembre bastante mayor (7,99%) que el IPC, por lo que es posible que el incremento en el precio de las materias primas importadas esté siendo manejado por las empresas mediante una reducción del margen de ganancias, lo que no quiere decir que estén dejando de ganar, se han conformado con ganar un poco menos mientras se supera la crisis.

Balanza de pagos

A lo largo del presente año, continuó creciendo el desequilibrio de la cuenta corriente de la balanza de pagos: el crecimiento acumulado de las importaciones hasta el mes de agosto fue más de tres veces mayor que el registrado por las exportaciones; lo anterior incrementó el déficit acumulado de los últimos doce meses de la balanza comercial en más de un 30% en lo que va del 2011.

Lo anterior se vio reforzado por la baja en el tipo de cambio, y el deterioro de los términos de intercambio, que incentiva la importación de bienes y encarece la oferta exportable costarricense hacia el resto del mundo.

A pesar del crecimiento estimulado por la baja en el tipo de cambio, el déficit comercial ha sido parcialmente compensado por la exportación de servicios, que ha mostrado un importante dinamismo, así como la inversión extranjera directa en la cuenta de capital.