El diputado José María Villalta, del Frente Amplio pidió la investigación después de conocer las declaraciones de la exministra de Salud.

A pesar de que Garnier rechazó esa afirmación, reconoció que sostuvo conversaciones con las empresas en relación a una directriz del Ministerio de Salud que elimina la publicidad de marcas de cigarrillos en puntos de venta.

La moción se ampara en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, ratificado por Costa Rica mediante la Ley 8655 y que entre las obligaciones para los estados firmantes dispone en el Artículo 5:

“A la hora de establecer y aplicar sus políticas de salud pública relativas al control del tabaco, las Partes actuarán de una manera que proteja dichas políticas contra los intereses comerciales y otros intereses creados de la industria tabacalera, de conformidad con la legislación nacional...”

“Podríamos estar ante un gravísimo caso de tráfico de influencias y violación de tratados internacionales para proteger la salud de la población. Es necesario que se aclaren las dudas que nos quedan a raíz de las declaraciones de la exministra y las que surgen después del allanamiento por supuestas actividades ilícitas de su hijo. Lo que sí ha quedado claro es que el gobierno no ha sido transparente sobre los motivos de la salida de Giselle Amador, por lo que consideramos necesario abrir la investigación”, afirmó el diputado.