“Realizamos una serie de acciones operativas para evitar la discontinuidad en el suministro de agua y postergar todo lo posible el racionamiento, pero las condiciones actuales de producción y demanda no nos permiten extender más el plazo”, dijo la presidenta ejecutiva de la institución, Yamileth Astorga, en conferencia de prensa.

Según explicó la funcionaria, en 2019 hubo una disminución de lluvias de 21% en el Valle Central, lo cual impactó en la disponibilidad de agua para la actual estación seca.

La programación de la primera semana de racionamientos, a partir del lunes 3 de febrero, afectará a unas 102.750 personas de los cantones de Alajuelita, Desamparados, San José, Tibás, Escazú, Vásquez de Coronado, Santa Ana y la Unión.

Todos los viernes, Acueductos y Alcantarillados dará a conocer los sectores que serán afectados por racionamiento durante la siguiente semana.

Los racionamientos se aplicarán principalmente en la tarde y la noche. “Estamos tomando las previsiones para que se distribuyan las horas de afectación en los diferentes sectores del Área Metropolitana, de manera que la población cuente con agua por la mañana y pueda así tomar las medidas necesarias con anticipación”, añadió Astorga.

La presidenta de AyA comentó que en los últimos tres años se incorporaron al sistema nuevas fuentes de producción, principalmente pozos, sin embargo, al mismo tiempo otras fuentes venían perdiendo su capacidad.

Es el caso de las fuentes superficiales: el caudal aportado por las cuencas cada año es menor, tal como sucede en el Río Tiribí que disminuyó de 700 a solo 200 litros por segundo (-70%) en los últimos años.

Mientras, en las fuentes subterráneas los equipos de bombeo producto del desgaste pierden la capacidad de extracción de los acuíferos y eso afecta la producción, por ejemplo, en el campo de pozos de La Valencia, dos de los 15 pozos están siendo sustituidos dada su disminución de más del 50% en el caudal.  

Soluciones

La presidenta ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga, indicó que a la vez se está trabajando en una serie de 23 proyectos de emergencia para el Área Metropolitana, con base en el decreto de emergencia N° 41852-MP-MAG y su reforma, 41944-MP-MAG.

“Contamos con una inversión de ₡31.137 millones que nos permitirán aumentar 310 litros de agua por segundo adicionales a mayo para el Área Metropolitana gracias a nuevos pozos y mejoras en tuberías”, resaltó Astorga.

Además, se construirán dos nuevos tanques de almacenamiento en Guadalupe de 7800 metros cúbicos que reducirán el impacto de los desabastecimientos.

Las medidas de menor plazo incluyen la incorporación de 310 litros por segundo adicionales entre enero y mayo para el acueducto metropolitano gracias a nuevos pozos, así como mejoras en las tuberías para reducir las pérdidas y trasegar más agua entre sectores.

El AyA prevé como solución definitiva la construcción del Megaproyecto de Ampliación del Acueducto Metropolitano, que beneficiaría a 650 mil personas de 16 cantones, para el que se requiere una inversión de $375 millones.