El presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado, se esforzó en convencer a los electores con toda clase de argumentos sobre la importancia de votar y resaltó las medidas que ha tomado ese tribunal para garantizar la pureza del sufragio en las votaciones del 6 de abril, día en que los costarricenses deben elegir al próximo presidente y los dos vicepresidentes de la República.

“Iremos a votar el próximo domingo porque usted tiene el derecho de escoger a su presidente, porque nadie puede tomar esa decisión por el pueblo y porque en una democracia como la costarricense la definición debe darse en las urnas y no en ninguna otra parte”, dijo Sobrado enfatizando cada una de sus palabras.

“Defenderemos su voto a capa y espada, en ello empeñamos nuestro honor y prestigio” dijo al refrendar como superado el robo de papeletas de una Junta Electoral, por un agente de seguridad privado, ocurrido en la bodega del TSE donde se mantenía el material electoral bajo custodia.

“Hemos reforzado la seguridad de todo el proceso electoral” reiteró y llamó a los electores a que el domingo salgan a votar, “el país entero” debe tire a la calle para demostrarle a quienes pretendieran atentar contra la pureza del sufragio que este es un pueblo dispuesto a defender el proceso electoral, pilar de la democracia costarricense.

Sobrado pidió a los ciudadanos que verifiquen antes de emitir el voto que la papeleta este en las condiciones óptimas, que revisen los sellos de seguridad, que no tenga ninguna marca incorrecta y que los miembros de mesa cumplan con los pasos formales del sufragio.

El cierre de estas elecciones atípicas, pues es la segunda vez en la historia que se tiene que ir al ballotage para elegir el presidente de la República, inicia la semana en un ambiente de apatía notoria, generado por el pase a la inactividad del candidato Johnny Araya (PLN).

Solo en el escenario, el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC) Luis Guillermo Solís, virtual ganador de los comicios del 6 de abril, lo obliga a realizar ingentes esfuerzos para sacar de la modorra a los electores.

Los más de tres millones de electores del padrón electoral deben definir este domingo lo que no definieron en las elecciones del 2 de febrero, cuando ninguno de los contendientes alcanzó el 40 % de los votos que exige la ley para convertirse en presidente en primera vuelta, lo que obligó a ir al ballotage.

El candidato del PAC, LGS, ganó la primera ronda con el 30,95 % de los votos seguido por Araya, del PLN, con 29,59 por ciento. Y los sondeos de la Universidad de Costa Rica sobre la preferencia de voto para este segunda ronda, marcan una diferencia de más del 40% entre ambos candidatos, favorable a Solís.