Gráfico de la Curva de Contagio del COVID-19. Elaborado por Hernán Gutiérrez con información del Ministerio de Salud costarricense.

(Gráfico de la Curva de Contagio del COVID-19. Elaborado por Hernán Gutiérrez con información del Ministerio de Salud costarricense).

El ministro de Salud, Daniel Salas, actualizó el estatus del COVID-19 este martes. Marzo cierra con 347 casos, 17 más que el día de ayer. Del total de casos, 167 son mujeres, 180 son hombres. Entre los pacientes hay 13 menores, 24 adultos mayores. 4 personas se han recuperado y se lamentan los 2 fallecidos

Hay 15 personas hospitalizadas, 8 en cuidados intensivos de edades entre los 36 a 69 años. Algunos de ellos son personas jóvenes que no registran riesgos asociados.

“Nadie está exento de tener un cuadro grave aunque no tengan riesgos asociados al contagio, cualquier puede contraer el coronavirus. Las personas más expuestas al contagio son quienes padecen asma, tabaquismo, problemas circulatorios, problemas cardíacos, personas con cáncer o con su sistema inmunológico debilitado” puntualizó el ministro Salas.

 

Avance del coronavirus en el país

Las autoridades de salud estaban monitoreando el comportamiento del coronavirus en Europa, donde en pocos días se registró una propagación exponencial del coronavirus COVID-19 y empezaron a tomar medidas para preparar al país para la llegado de la pandemia “de un momento a otro” dijeron el ministro de Salud, David Salas y el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya.

El anuncio fue hecho el 28 de febrero. Día en que desmintieron que se hubiera registrado el primer caso en el país y anunciaron que la información sobre la pandemia estaría accesible a toda la población.

El 6 de marzo informaron el primer caso de COVID-19 en Costa Rica. De ahí en adelante, los casos fueron creciendo en número, el 15 de marzo se habían registrado 35 casos, el 17 de marzo 50 casos, el 20 de marzo ya fueron 113, el 24 llegamos a 177 casos, el 27 eran 263 y el mes cerró con 347 casos diagnosticados hasta el 31 de marzo.

Aunque la curva de infección no es exponencial, el ritmo del contagio anticipa que si no se logra aplanar la curva de contagio en cualquier momento tendremos un aumento exponencial de los casos.