Así lo dio a conocer el director del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), Guillermo Araya, durante la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este martes.

Un total de 1.217 millones de colones (cerca de 2,3 millones de dólares) decomisados a grupos criminales fueron distribuidos entre el Organismo de Investigacion Judicial (OIJ), la Policía de Control de Drogas, la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) y el Ministerio Público, precisó un comunicado de la Presidencia.

Otros 2,7 millones de dólares fueron transferidos a programas dirigidos a la prevención del consumo, el delito del tráfico y a la atención de adicciones, agrega la información.

Araya precisó que algunos de estos programas están dirigidos a apoyar a las mujeres privadas de libertad y a la población infantil y juvenil en riesgo social.

Otra parte se entregó al Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) para fortalecer los programas de prevención y tratamiento.

El fortalecimiento presupuestario de instituciones y organismos no gubernamentales que trabajan en este campo, forma parte de una estrategia que han convenido los presidentes de los tres poderes del Estado, dirigida al combate del narcotráfico y la criminalidad organizada, explicó Araya.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Costa Rica registró en 2015 un total de 558 homicidios, que representan un índice de 11,4 por cada 100.000 habitantes, lo que se considera un "récord histórico".

Las autoridades han manifestado preocupación porque, aún estando lejos de las cifras que exhiben otros países centroamericanos, el aumento de las muertes violentas en Costa Rica está asociado a una mayor incidencia del crimen organizado.