“De la forma más respetuosa y vehementemente le solicitamos la declaratoria de emergencia para los cantones de las provincias de Puntarenas y Guanacaste que se están viendo seriamente afectados por un estado de calamidad pública que amenaza seriamente en convertirse en desastre”, afirman los legisladores en una carta enviada al presidente Luis Guillermo Solís.

El grupo de diputados realizó una gira por varios cantones de Guanacaste y Puntarenas durante el pasado fin de semana y pudo constatar, según señala el oficio, la situación angustiosa por la que atraviesan miles de vecinos de la zona.

La situación, señalan, es apremiante en toda la zona de la península de Nicoya, particularmente en los cantones de Liberia, Carrillo, Santa Cruz, Hojancha, Nicoya, Mandayure, La Cruz y los distritos puntarenenses de Lepanto, Cóbano, Paquera, Chira y las islas del Golfo.

“Grupos de vecinas y vecinos insistieron una y otra vez en que seamos portadores de una acción rápida, oportuna y de impacto para que sean atendidos por las instituciones públicas, con fin de salvar la actividad agropecuaria”, agregan.

Según el planteamiento, la crudeza de la sequía pone en serio peligro la posibilidad de mantener el hato ganadero y salvar las cosechas, con la consecuencia de una “inminente afectación nutricional” principalmente para los menores de edad y adultos mayores.

En algunas comunidades el consumo de agua para las personas se está viendo seriamente afectado “lo cual podría devenir en una seria crisis para las condiciones de la vida humana”, puntualizan

“Las pérdidas se estiman en más 12.000 millones de colones, dos terceras partes correspondientes al agro y una tercera parte a la actividad pecuaria. Más de 2 000 hectáreas de cultivos se han perdido y hay afectación directa a más de 12 000 hectáreas”.

Por productos, las pérdidas rondan las 8.000 toneladas de leche, carne y miel de abeja. De maíz se han perdido más de 1.400 hectáreas; de arroz, más de 600 hectáreas; de sandía más de 60; de caña de azúcar más de 50 y de frijol, poco más de 30.

Los diputados indicaron que una medida de la gravedad de la situación es el último informe del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), según el cual en este mes de julio solo ha caído un promedio de 2 litros de agua por m2 , en contraste con la media histórica de 155 litros por m2.

“Debemos aclarar que esta vasta zona del país es hogar de cerca de 275.000 costarricenses que se ven seriamente afectados por esta condición climática”, concluyeron los diputados.

La carta la firman los diputados Javier Cambronero, Marlene Madrigal, Franklin Corella, Laura Garro y Víctor Morales del Partido Acción Ciudadana,Partido Acción Ciudadana, junto a  Ronald Vargas  y Carlos Hernández, del Frente Amplio.