El gobierno presentó este jueves a la Asamblea Legislativa un prespuesto de 5,9 billones de colones (5,9 millones de millones) para el 2012, el cual se financiará en un 55% con ingresos corrientes y el resto con bonos de la deuda, una situación idéntica a la del año anterior.

El ministro de Hacienda, Fernando Herrero, reconoció ante los diputados que "estamos viviendo de a prestado" y dijo que "debemos asumir el reto fiscal que tenemos planteado" con la aprobación del proyecto de Solidaridad Tributaria, que promueve la administración Chinchilla.

El diputado dijo que es necesario que el proceso de aprobación del presupuesto vaya acompañado de la discusión del plan fiscal, porque será difícil enfrentar un tercer año con un déficit de tales magnitudes.

El déficit contemplado en el proyecto de presupuesto representa un 5,4% del Producto Interno Bruto (PIB), similar a los de 2009 y 2010.

En el desgloce de partidas, el presupuesto incluye un 29% para remuneraciones (salarios); un 25% para el pago de intereses de la deuda pública y un 27% para transferencias (principalmente pensiones).

Según dijo Herrero, para el año próximo se incrementarán los presupuestos para sectores sociales como Educación (9%) y Salud (10%).

Herrero admitió que una buena parte del problema fiscal se debe a las grandes exoneraciones que el Estado concede a diferentes grupos y actividades económicas, la mayoría de las cuales benefician a los sectores con mayores ingreso del país.

Un estudio de la Universidad Nacional y del Ministerio de Hacienda, dado a conocer ayer, revela las dimensiones reales de las exenciones: un 5,8% del PIB, exactamente la misma proporción que el déficit fiscal.

La investigación indica que diferentes grupos de consumidores, industrias y actividades económicas (como las compañías extranjeras establecidas en zonas francas) están exentas de pagar más de un billón de colones anuales.