Imagen: AFP. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OAE), Luis Almagro. 

Imagen: AFP. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OAE), Luis Almagro. 

Una decena de excancilleres de países latinoamericanos le exigieron al titular de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, que “se abstenga de intervenir en el proceso” de elección del secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a quien vetó pese a la “autonomía e independencia” que tiene ese organismo. En el mismo sentido se expresaron algunos exdirectores y expresientes de la CIDH, quienes pidieron "la formalización de la renovación del mandato del segundo periodo del Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana, Paulo Abreu, conforme a la decisión unánime de la Comisión Interamericana adoptada en enero de este año".

“El secretario general (de la OEA) no decide sobre la continuidad del secretario ejecutivo de la CIDH”, recalcaron los ex diplomáticos, a través de un duro documento que cita y clarifica el reglamento que regula el funcionamiento independiente de esos organismos.

El pronunciamiento sale al cruce de la intromisión de Almagro, quien públicamente vetó la reelección de Paulo Abreu al frente de la CIDH, con el argumento de que sobre él pesan 61 denuncias por supuesto maltrato laboral contra trabajadores de ese organismo de derechos humanos.

Los ex cancilleres calificaron de “ilegítima” y “sin fundamento” a la intervención del titular de la OEA y lo conminaron a dar marcha atrás con esa postura que “menoscaba” la autonomía del sistema interamericano de derechos humanos.

La misiva fue firmada por los ex cancilleres Jorge Taiana (Argentina), David Choquehuanca (Bolivia), Celso Amorín (Brasil), Guillaume Long y Ricardo Patiño (Ecuador), Hugo Martínez (El Salvador), Fernando Carrera (Guatemala), Patricia Rodas (Honduras) Jorge Lara Castro (Paraguay) y Rodolfo Nin Novoa (Uruguay).

Una "CIDH independiente y autónoma"

En tanto, un grupo de expresidentes y exdirectivos de la CIDH le enviaron el pasado 26 de agosto una carta a Almagro para pedirle que formalice la renovación del mandato de Abreu, y así "contribuir a fortalecer a la CIDH como instancia independiente y autónoma, encargada de cumplir con su importante mandato".

"Queremos comenzar expresando que la pronta resolución de la crisis creada por esta controversia, es una responsabilidad histórica sobre la cual, no exageramos al decir, están puestos los ojos del mundo y los de millones de personas de nuestro Hemisferio", expresaron los firmantes, Víctor Abramovich, Robert Goldman, Rose-Marie Antoine, Claudio Grossman, Carlos Ayala, Juan Méndez, Paolo Carozza, José de Jesús Orozco, James Cavallaro, Paulo Sergio Pinheiro, Francisco Eguiguren, Dinah Shelton, Tom Farer Paulo Vannuchi y Felipe González.

Según recordaron en el escrito, en sus 61 años de existencia la Comisión Interamericana "se ha consolidado en un órgano internacional independiente de promoción y protección de los derechos humanos de las personas en las Américas, afirmando progresivamente su autoridad jurídica y moral".

Además, indicaron los ex funcionarios al criticar la intervención de Almagro en el proceso de elecciones, uno de los elementos "necesarios y esenciales" para el cumplimiento del mandato de la Comisión Interamericana es, justamente, "su independencia y autonomía", en los términos previstos en la Carta de la OEA, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Convención Americana), su Estatuto y su Reglamento.

En la carta, los exdirectivos y expresidentes rechazaron el veto de Almagro, quien "desechó la decisión adoptada por unanimidad por la Comisión Interamericana de renovar el período de su Secretario Ejecutivo, Paulo Abreu, la cual había sido anunciada públicamente el 9 de enero de 2020".

Además, resaltaron, "es sorprendente la demora de la Secretaría General de la OEA, de más de ocho meses, en la formalización de la renovación administrativa del contrato, para notificar su negativa a escasos días de su vencimiento".

En un extenso documento en el que recuerdan las formalidades de la CIDH para elegir autoridades, los ex funcionarios hicieron un "llamado respetuoso" a Almagro para que "en plena conciencia de la responsabilidad histórica para la protección de los derechos humanos en las Américas se logre una solución al impase causado entre su despacho y la Comisión Americana, de manera que salga fortalecido todo el sistema interamericano de protección de derechos humanos, que es la esperanza de justicia de los habitantes de este hemisfrio".

Según aclararon, este pedido no irá en perjuicio del "procedimiento de investigación interna de las observaciones o denuncias que hayan sido presentadas (contra Abreu)", cuyo contenido dijeron desconocer, "para que en un plazo razonablemente breve lleguen a término con sus consecuencias, respetando el principio del debido proceso, incluida la presunción de inocencia y el derecho a la defensa de todos los interesados y las interesadas".

EX CANCILLERES DE AMÉRICA LATINA RECHAZAN INJERENCIA EN EL PROCESO DE SELECCIÓN DEL SECRETARIO EJECUTIVO DE LA CIDH

Ante las manifestaciones del Secretario General de la Organización de Estados Americanos -OEA- respecto de informes privados, reservados y confidenciales para atacar la integridad moral, independencia y autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH-, le hacemos un llamado para que se abstenga de intervenir en el proceso de selección de su Secretario Ejecutivo, respete las normas interamericanas en su conjunto y, en lo fundamental, respete la decisión unánime que adoptó la CIDH el 9 de enero del 2020 de prorrogar el mandato de su Secretario Ejecutivo, Paulo Abreu.

En conformidad con la práctica de respeto a las decisiones y opinión de los comisionados de la CIDH, el Secretario General no debe interferir en la autonomía e independencia de los organismos que han sido dotados de esas capacidades, de lo contrario se configuraría una ilegítima intervención sin fundamento, menoscabando así la independencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Es importante destacar que, según al artículo 11 del Reglamento para el funcionamiento de la CIDH, el proceso para identificar al candidato para la designación de su secretario ejecutivo lo realiza la propia CIDH. Es por ello que, en cumplimiento de la costumbre internacional, usos y costumbres que rigen esta materia hace más de veinte años y en las normas interamericanas, el Secretario General no decide sobre la continuidad del Secretario Ejecutivo de la CIDH.

Esto último hace hincapié en la importancia que la CIDH deposita en su Secretario Ejecutivo y que hace al buen funcionamiento de los organismos independientes del Sistema Interamericano.

De acuerdo con las normas interamericanas, el contrato del Secretario Ejecutivo puede ser terminado por pérdida de confianza, pero para ello el Secretario General debe consultar con la CIDH e informarle los motivos. Es decir, que debe contar con la aprobación de los comisionados de la CIDH para que se efectivice la separación del cargo.

Con el compromiso puesto en la defensa de los derechos humanos en la región, rechazamos toda interferencia en el proceso de designación del Secretario Ejecutivo.

Estas atribuciones resultan indispensables para que la CIDH pueda llevar a cabo su mandato de manera independiente y autónoma y cumpla así con los altos objetivos para los que fue creada. 28 de agosto de 2020.

FIRMAN: Jorge Taiana Ex canciller de la República Argentina

David Choquehuanca Ex canciller del Estado Plurinacional de Bolivia

Celso Amorín Ex canciller de la República Federativa de Brasil

Guillaume Long Ex canciller de la República del Ecuador

Ricardo Patiño Ex canciller de la República del Ecuador

Hugo Martínez Ex canciller de la República de El Salvador

Fernando Carrera Ex canciller de la República de Guatemala

Patricia Rodas Ex canciller de la República de Honduras

Jorge Lara Castro Ex canciller de la República del Paraguay

Rodolfo Nin Novoa Ex canciller de la República Oriental de Uruguay