Tras el conteo manual de poco más de 16.000 votos y una larga espera de una semana, Ramos superó a su contrincante -la también diputada Carolina Hidalgo- por solo 150 votos. Los porcentajes finales fueron de 49% para Ramos y 48% para Hidalgo.

Dada la estrecha diferencia de obtenidos por ambos aspirantes en la convención del domingo 22 de agosto y ante la interposición de 14 impugnaciones por parte de la tendencia de Hidalgo, el tribunal electoral interno decidió efectuar un conteo manual, voto por voto.

Conforme a los primeros conteos, la diputada encabezaba la votación en la mayor parte del país, pero la provincia de Puntarenas volteó la estrecha ventaja de Hidalgo con 700 sufragios a favor de Ramos.

Las impugnaciones de la tendencia contraria fueron rechazadas por el tribunal que no detectó ninguna anomalía en el proceso.

Ramos ha dicho que, de ganar las elecciones, su gestión se concentraría en la recuperación económica y el combate a la corrupción, entre otros temas.

Tras conocerse los resultados oficiales, el ahora candidato dijo que empeñaría un esfuerzo especial por unir a las diferentes tendencias del PAC para enfrentar el reto de un eventual tercer gobierno consecutivo de la agrupación.

Con el mismo ánimo se manifestó Hidalgo, quien no obstante lamentó el hecho de que por segunda ocasión el PAC haya desechado la posibilidad de proponer una mujer para dirigir el Poder Ejecutivo.

“Es claro que no le llega la hora a una mujer para alcanzar la candidatura a la presidencia del PAC. A pesar de 21 años de existencia, seguimos teniendo esta deuda histórica con todas las mujeres. No lo logró Epsy Campbell, no lo logré yo, pero sé que llegará el momento en que tendremos a una mujer como candidata a la Presidencia”, afirmó.