Vale la pena recordar que durante una acalorada votación realizada el 29 de noviembre del 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones, el proyecto de resolución A/67/L.28 impulsado por 60 Estados (ver nota) que reconoce a Palestina la calidad de “Estado Observador No Miembro” de las Naciones Unidas: entre los 60 Estados proponentes de dicho proyecto de resolución no figuraba ninguno de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, mientras que América Latina participó con Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela.

A la hora de votar el texto (ver texto de la resolución) en la Asamblea General, la Unión Europea no logró mantener ninguna cohesión como la anteriormente indicada: a favor del texto votaron Austria, Bélgica, Chipre, Dinamarca, España, Francia, Finlandia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal y Suecia. Por su parte, la República Checa votó en contra conjuntamente contra con Canadá, Estados Unidos, Islas Marshall, Israel, Micronesia, Nauru y Palau (ver detalle del voto). Los demás Estados de la Unión Europea se contaron entre las 41 abstenciones. Los Estados europeos que no forman parte de la Unión Europea y que votaron también a favor de esta histórica resolución fueron Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Turquía.

Además de la declaraciones dadas por la Ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Margot Wallström, Suecia anunció en un comunicado oficial (ver texto completo) que aumentará significativamente su cooperación con Palestina, triplicando el monto de su ayuda.

Cabe señalar que Costa Rica procedió a este gesto político (reconocimiento y establecimiento de relaciones de Estado a Estado) hacia Palestina en el mes de febrero del 2008 (ver nota).

Esta iniciativa de Costa Rica inició el reconocimiento de Palestina como Estado de la mayoría de los Estados de América Latina: después del 2008, Venezuela (abril del 2009), República Dominicana (julio del 2009), Bolivia, Brasil, Ecuador y Paraguay (diciembre del 2010), Perú y Chile (enero del 2011), Argentina (febrero del 2011), Uruguay (marzo del 2011), El Salvador y Honduras (agosto del 2011), sumándose así a los reconocimientos previos hechos por Cuba (1988) y Nicaragua (1988). Nótese que si bien México alberga una representación de Palestina desde 1975, no reconoce a Palestina como Estado. El último Estado de la región en hacer este reconocimiento fue Guatemala en abril del 2013 (ver nota).

A la fecha, Colombia y Panamá se mantienen en la región sin un reconocimiento formal de Palestina como Estado. Un reciente desglose de las distintas reacciones de Estados de América Latina a la ofensiva militar de Israel en Gaza de julio y agosto del 2014 (ver informe del CEMOAN de la UNA de Heredia) da una idea de la sensibilidad creciente de los Estados latinoamericanos y de sus opiniones públicas con relación a la situación en Palestina. El saldo en vida humanas de esta ofensiva israelí al 4 de septiembre realizado por la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (ver informe) es 71 muertes israelíes (que incluyen las de 4 civiles y 66 militares) y de 2131 muertes palestinas (de las cuales 1531 corresponden a civiles, entre los cuales 501 niños y 257 mujeres). A ello hay que añadir más de 6000 heridos en condiciones críticas debido a la destrucción de muchos hospitales y refugios para personas heridas. Sobre la técnica diplomática de la llamada a consulta a la que recurrieron varios Estados de América Latina ante ataques tan desproporcionados como indiscriminados contra la población civil palestina, remitimos al lector a un breve análisis nuestro también publicado por el CEMOAN.

Con respecto al gesto de Suecia celebrado por las autoridades de Palestina como un gesto “valiente e histórico” (ver nota), es menester recordar que no es la primera vez que Suecia adopta una postura de vanguardia en el seno del continente europeo. Por ejemplo, después de los Estados europeos pertenecientes al bloque socialista, fue el primer Estado de Europa occidental en abrir relaciones diplomáticas con la República Popular de China, el 9 de mayo de 1950, seguido por Dinamarca (11 de mayo de 1950), Suiza y Liechtenstein (14 de septiembre de 1950 ambos), Finlandia (28 de octubre de 1950) y Noruega (5 de octubre de 1954). El gesto de Suecia con relación a Palestina posiblemente inicie un debate dentro de varios Estados miembros de la Unión Europea. En una nota de El País de España, titulada “Suecia impulsa el debate europeo al reconocer a Palestina como Estado”,  leemos por ejemplo que. “Este mismo mes, el Parlamento británico y el Senado irlandés han aprobado sendas resoluciones para pedir a sus Ejecutivos que se sumen a la lista de países que ya reconocen oficialmente a Palestina como un Estado”.  Un cable del NYTimes indica precisamente los temores que genera en Israel la decisión de Suecia: “Israel fears that the move by Sweden could lead other influential European countries to follow suit”.

A modo de conclusión sobre este delicado proceso que pareciera iniciar Suecia en el seno de la Unión Europea, nos permitimos citar el planteamiento hecho por el ex canciller de Costa Rica, Bruno Stagno en el 2008 (disponible aquí) y cuya solidez posiblemente haya inspirado a muchas cancillerías en América Latina y también fuera de ella: ““En 1947, Costa Rica, al igual que otros 12 países de América Latina y el Caribe, apoyó la resolución 181 (II) de la Asamblea General sobre el Plan de Partición del Mandato Británico de Palestina. En esa ocasión formamos parte de los 33 países que reconocieron tempranamente que la coexistencia de dos Estados se imponía como la peor solución, con excepción de todas las demás. Desde entonces hemos visto pasar una tragedia tras otra, incluyendo guerras e intifadahs, asesinatos y atentados, afectando seriamente el derecho a vivir sin miedo de ambos pueblos. Paralelamente, y sin un claro calendario estacional, hemos visto germinar las promesas y esperanzas generadas por diversos procesos de paz, sin lograr aún la cosecha de los dividendos de paz. Ha sido tierra fértil para dobles raseros, para intereses ajenos, y para una triste reiteración de eventos que postergan el cumplimiento del mandato acordado en 1947”.


Comunicado oficial de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, con fecha del 30/10/2014.

Press release 30 October 2014 Ministry for Foreign Affairs.

Sweden recognises Palestine and increases aid Sweden has today recognised the State of Palestine. The Government considers that the international law criteria for the recognition of Palestine have been satisfied.

Sweden hopes that its decision will facilitate a peace agreement by making the parties less unequal, supporting the moderate Palestinian forces and contributing to hope at a time when tensions are increasing and no peace talks are taking place.

"The purpose of Sweden's recognition is to contribute to a future in which Israel and Palestine can live side by side in peace and security. We want to contribute to creating more hope and belief in the future among young Palestinians and Israelis who might otherwise run the risk of believing that there is no alternative to the current situation," says Minister for Foreign Affairs Margot Wallström (Social Democratic Party).

The Government also adopted a five-year aid strategy including substantially increased support to Palestinian state-building. Bilateral aid to Palestine will increase by SEK 500 million to SEK 1.5 billion over the next five-year period, in addition to Sweden's substantial humanitarian assistance.

"Sweden's contribution aims among other things to make it easier for Palestinians to support themselves and to continue living where they are, to strengthen women's empowerment and strengthen resilience to environmental and climate changes. This increased assistance means support to all moderate and non-violent forces in Palestine promoting democracy, human rights and gender equality," says Minister for International Development Cooperation Isabella Lövin (Green Party).

Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, UCR.
También por Nicolas Boeglin: