Entre cantos y consignas el Frente Autónomo Interuniversitario entregó el edificio a las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales.  Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Entre cantos y consignas, los estudiantes hicieron la transición de “la toma” a la entrega del edificio a las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, último bastión de la protesta universitaria contra la manipulación desde el Ministerio de Hacienda del Fondo Especial de la Educación Superior (FEES) que generó una amenaza latente al fondo de becas y al funcionamiento de las sedes y recintos regionales de la UCR en todo el país.

Los estudiantes que coordinaron “la toma”, entregaron el edificio a un equipo especializado de la institución para que se realice una valoración del inmueble, se informó desde Ciencias Sociales.

“De forma pacífica, los estudiantes del Frente Autónomo Interuniversitario (FAI) entregaron a las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, el edificio en el que permanecieron a puertas cerradas durante 14 días”.

El acuerdo señala que “la entrega se da luego de amplias conversaciones entre la Decanatura y el Consejo Asesor de la Facultad con los estudiantes, las cuales, dieron como resultado la consolidación de un pronunciamiento conjunto y de un acuerdo para la reapertura del edificio.”

Entre los puntos, destaca el repudio “a la represión policial contra los estudiantes de la Universidad Nacional (UNA)”, un compromiso de atención a las necesidades de las Sedes y Recintos universitarios y el rotundo rechazo a “la criminalización del movimiento estudiantil” bajo cualquier expresión.

También se establece que “se brinde al movimiento estudiantil un desglose de la reclasificación del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y que se valore la permanencia de algunas de las intervenciones realizadas en el edificio”, con esto se refieren a los grafitis que pintaron en las paredes del edificio que tienen un valor artístico e histórico de la intervención de los estudiantes, que defienden que se trata de una manera de apropiarse de la planta física que alberga a la Facultad de Ciencias Sociales, que fue construido con un préstamo del Banco Mundial.

La firma del acuerdo se dio entre la Decana de la Facultad, Isabel Avendaño; los docentes José Luis Arce y Teresita Ramellini en calidad de miembros del Consejo Asesor y los miembros del movimiento estudiantil, José Morales y Alejandra Gómez.

Tras firmarse el acuerdo los estudiantes salieron del edificio y se dio el ingreso de un equipo especializado coordinado por el Jefe de la Oficina de Servicios Generales, Jeffrey Dimarco, para dar inicio a un proceso de valoración del inmueble.

La evaluación considerará el estado de los sistemas de seguridad humana que comprende los elevadores y los sensores de incendios, el sistema eléctrico, los servicios de red y de datos, así como  aspectos de imagen. De la revisión se generará un informe que será entregado al Decanato de la Facultad y al movimiento estudiantil. La valoración técnica permitirá identificar las acciones administrativas a realizar para que el edificio regrese a las condiciones anteriores a la protesta estudiantil.

La decana Isabel Avendaño informó que este viernes inicia la revisión de activos y la limpieza general del edificio para que pueda reabrirse a la mayor brevedad posible y se retomen las actividades académicas.

Agregó que se conformará una comisión que valore las intervenciones artísticas para ver cuáles permanecerán en el edificio y al tiempo, iniciarán las negociación con el Banco de Costa Rica, entidad que administra el fideicomiso de la obra.

http://ucr.cr/r/Z3NT  (Crédito Laura Rodríguez ODI-UCR),