La manager del piloto, Sabine Kehm, informó que su familia -su esposa Corinna, su hija Gina Maria y su hijo Mick- se encuentran en shock, haciendo vigilia en el hospital universitario de Grenoble en donde se encuentra el piloto en coma inducido, tras una intervención neurológica de emergencia.

El profesor Jean-Francois Payen, de la unidad de cuidados intensivos, dijo en una conferencia de prensa que no podían dar un pronóstico para el piloto alemán de 44 años de edad.

"Está en estado crítico en términos de reanimación cerebral", dijo.

Schumacher estaba protegido por un casco cuando cayó y se golpeó la cabeza contra una roca, mientras esquiaba con su hijo de 14 años, Mick, y otras personas en el resort Méribel en donde posee una residencia de invierno.

A propósito, Payen destacó que si Schumacher no hubiera estado usando un casco "no estaría aquí ahora".

"Tuvimos que operarlo de emergencia para suavizar la presión en el cerebro", agregó Payen.

El neurocirujano Stephan Chabardes informó que un encefalograma practicado después de la operación había mostrado "lesiones hemorrágicas difusas" en ambos lados del cerebro.