La tasa de desempleo dio en 2016 un salto preliminar de 1,5 puntos porcentuales frente al 6,6% del año 2015 y se prevé que el desempleo para la región aumente a un 8,4% en el 2017, precisó el organismo en un comunicado.

"Aunque hay importantes diferencias entre países y subregiones, en promedio para la región el 2016 fue el peor año en una década, tanto en términos de crecimiento económico como en la tasa de desempleo", dijo el director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar.

La cifra de desocupados, en esta región exportadora de materias primas, creció el año pasado a 25 millones de personas, unos cinco millones de desempleados más frente al 2015, indicó.

Y para 2017 el incremento de la tasa de desempleo proyectada significa que habría 1,3 millones de desocupados adicionales en América Latina y el Caribe, agregó.

La OIT dijo que el aumento de la tasa de desocupación el año pasado fue un fenómeno más extendido a nivel regional porque creció en 13 de los 19 países para los que se cuenta con información de coyuntura.

Destacó en este año el aumento estimado de la tasa de desempleo de Brasil en 2,9 puntos porcentuales, a diferencia de la de México, que se redujo en 0,4 puntos porcentuales. Brasil y México son las dos mayores economías de la región.

Hasta el tercer trimestre del año, el desempleo en Brasil se ubicó en 11,3 por ciento, según datos de la OIT.

Impacto abrupto

El fuerte aumento del desempleo se debe al deterioro en promedio de la economía de América Latina y el Caribe, aunque se espera un crecimiento para el próximo año en medio de una recuperación de los precios de las materias primas.

“Aún si vuelven a subir los precios de las materias primas, esa no es apuesta sostenible para una mejora del panorama laboral. Se requieren acciones para restablecer el crecimiento encendiendo nuevos motores de crecimiento", dijo Salazar.

La contracción del PIB regional del 2015 se profundizó este año con una caída de entre -0,6% y -0,9%.

"La desaceleración económica que se inició en el 2011 se convirtió en una caída en el 2015 y se agudizó este año; y el impacto en el mercado laboral ha sido abrupto", afirmó Salazar.

La tasa de desocupación alcanzó un 9,8% entre las mujeres; mientras que entre los hombres el desempleo fue de un 7,1%.

Los jóvenes fueron los más afectados en este contexto y la tasa de informalidad -que se redujo en la última década-, aumentó el año pasado a 46,8% desde 46,5%.

Pero la OIT informó que se debe diferenciar el desempeño económico por país y subregión durante el año en curso.

"Las fuertes recesiones de Brasil y Venezuela afectaron el promedio latinoamericano, a lo que se sumaron las contracciones económicas de Argentina y Ecuador", señaló la OIT en su reporte. La tasa de desempleo en América Latina y el Caribe tocó su mínimo histórico de 6,1% en el 2014.

(El Observador. Uruguay. Reuters)