Central nuclear iraní de Fordo.

En mayo de 2019, un año después de la retirada unilateral de Estados Unidos de este acuerdo y la reimposición de sanciones de este país contra Irán, Teherán comenzó a liberarse de sus principales compromisos, incluido el límite de la tasa de enriquecimiento de uranio.

Acusado por varios países occidentales e Israel, su gran enemigo, Irán siempre negó que buscase desarrollar el arma atómica.

"El proceso para producir uranio enriquecido al 20% ha comenzado en el complejo de Shahid Alimohammadi (Fordo)", situado a 180 kilómetros al sur de Teherán, declaró el portavoz del gobierno, Ali Rabii, citado en la página web de la televisión del Estado.

El presidente iraní Hasan Rohani dio la orden "estos últimos días" y "el proceso de inyección de gas comenzó hace algunas horas", agregó.

- "Obligado" -

Irán informó a fines de diciembre al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre su voluntad de producir uranio enriquecido al 20%, el nivel de antes a la conclusión del acuerdo internacional firmado en Viena en 2015, lejos del 90% necesario para un uso militar.

Este lunes, el OIEA confirmó el anuncio de Teherán. "El director general, Rafael Mariano Grossi, informó a los Estados miembros del OIEA que Irán comenzó a alimentar de uranio ya enriquecido a 4,1% seis cascadas de centifugadoras (...) con el objetivo de subir a 20%", dijo el organismo de la ONU en una declaración transmitida a la AFP. 

Según el último informe disponible de la agencia de la ONU, publicado en noviembre, Teherán enriquecía uranio a un grado de pureza superior al límite previsto por el acuerdo (3,67%), pero no superaba el umbral del 4,5%, y seguía cumpliendo con el estricto régimen de inspecciones del OIEA.

Pero, tras el asesinato a finales de noviembre cerca de Teherán del físico nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh --un ataque que Irán atribuye a Israel-- el parlamento iraní (de mayoría conservadora) adoptó una controvertida ley para producir y almacenar al menos "120 kg al año de uranio enriquecido al 20%" y "poner fin" a las inspecciones del OIEA sobre las actividades nucleares iraníes.

El gobierno del presidente Rohani (moderado) se había opuesto a esta iniciativa. El lunes, Rabii explicó que la posición del gobierno sobre esta ley no ha cambiado "pero que se veía obligado a implementarla".

El pacto de 2015 fue alcanzado tras años de duras negociaciones entre Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU (Reino Unido, China, Francia, Rusia, Estados Unidos), así como Alemania.

- "Serias implicaciones" -

La Unión Europea ya advirtió que el enriquecimiento al 20% "constituía un desvío considerable" de los compromisos iraníes "con serias implicaciones en materia de no proliferación".

"No hay que dramatizar. El programa nuclear sigue siendo totalmente transparente y verificable. Debemos concentrarnos en la manera de restablecer la aplicación global del acuerdo", afirmó por su parte el embajador ruso ante el OIEA, Mijaíl Ulyanov.

Para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el anuncio iraní reflejaba "las intenciones (de Irán) de desarrollar su programa nuclear militar".

Este anuncio se produce en un contexto de grandes tensiones, tras el primer aniversario de la muerte del general iraní Qasem Soleimani en un ataque estadounidense hace un año en Bagdad, al que Teherán prometió "vengar".

Además, los Guardianes de la Revolución iraníes indicaron este lunes que habían capturado un petrolero con bandera surcoreana en la aguas del Golfo, donde están desplegados buques estadounidenses. Seúl reclamó la liberación del buque.

Ante lo que presentó como "amenazas" iraníes, el Pentágono indicó que había decidido finalmente dejar al portaaviones "USS Nimitz" en el Golfo.

Estos acontecimientos se producen a menos de dos semanas del final del mandato de Donald Trump, que ejerció una campaña de "presión máxima contra Irán", aumentando las tensiones entre ambas partes con sabotajes, ataques y capturas de buques y drones en el Golfo.

Con la llegada del presidente electo Joe Biden se espera un apaciguamiento, así como un rescate del acuerdo nuclear.