En un mensaje de felicitación al pueblo de Costa Rica por su jornada electoral del pasado domingo, la vocera del gobierno y primera dama, Rosario Murillo, dijo que el presidente Daniel Ortega tiene “la voluntad y el compromiso” de trabajar con el nuevo gobierno costarricense.

“Queremos retomar sendas de mayor fraternidad, entendimiento y buena vecindad”, aseguró Murillo.

Consultados sobre esta declaración, los dos contendientes en los comicios de abril, coincidieron en que, por encima de todo, se impone la defensa de la soberanía nacional.

“Somos un país agredido”, afirmó Luis Guillermo Solís, candidato del Partido Acción Ciudadana, tras lo cual aseguró que la obligación de cualquiera que gobierno al país a partir del 8 de mayo es defender los intereses nacionales.

Sobre la oferta de diálogo, Solís dijo que prefería no referirse a un planteamiento que no conoce a fondo porque “éste es un tema muy delicado”.

Araya, por su parte, dijo que antes que nada el gobierno debe garantizar el respeto a la integridad territorial del país, aunque no descartó la posibilidad de un acercamiento entre los dos países, con base en un cambio de actitud del gobierno de Daniel Ortega.