Pepe Mujica, expresidente uruguayo, dijo que hay detrás una pugna entre EEUU y China. (Imagen: XinHua)

El expresidente José Mujica se refirió en su espacio en la cadena alemana DW Conciencia Sur a la situación en Venezuela, desde donde argumentó que el trasfondo de la crisis en el país suramericano es una pugna geopolítica que sostienen Estados Unidos y China.

Retomando algunos de los conceptos que su esposa, Lucía Topolansky, había compartido en una entrevista radial divulgada el miércoles anterior (27.02.19), Mujica planteó que “discutir de legitimidades con respecto a la situación de Venezuela a esta altura, no tiene ningún sentido” puesto que “ilegítimo es absolutamente todo”.

En "Conciencia Sur" el espacio que tiene el exmandatario en la DW.com, "Pepe" Mujica establece una ruta de solución para la crisis venezolana: pluralismo y elecciones libres "con participación de todos", con las Naciones Unidas y la Unión Europea como garantes.

Para el exmandatario no se trata de un “problema de legalidad” sino de uno de “realidad dramática entre la disyuntiva paz o guerra”.

La llave para salir de esta situación, dijo Mujica, es la negociación, lo cual no equivale a “dialogar” necesariamente. “Negociar es evitar acorralar y decir ‘te doy para que me des’”, sostuvo.

De acuerdo a Mujica, lo “único posible y necesario” para Venezuela hoy es “más democracia plural, conflictiva, pero que reconozca la existencia de todos”. 

En esta línea agregó que se necesita “negociar un proceso electoral libre, con participación y representación de todos, que signifique elegir un Ejecutivo y un Parlamento”. Para que esto sea posible dijo que “Naciones Unidas debería estar presente y comprometerse a garantizar y dar garantías de un proceso electoral absolutamente abierto y con la participación de todos”.

“Porque en definitiva solo el pluralismo garantiza salir de este estúpido enfrentamiento que lo único que genera es fanatismo”, agregó.

“Por favor, Europa, que ayude a encontrar una salida negociada, porque existen condiciones”, pidió. “Pero eso significa: no presos políticos, participación de todos, libertad absoluta, y garantías que solo puede dar Naciones Unidas”, insistió el expresidente.