La pandemia causó una fuerte caída del empleo en 2020-2021.

Según el organismo, la tasa de desempleo cerró en enero en un 13,1%, en contraste con la cifra de julio de 2020 cuando la desocupación llegó al nivel más alto (24,4%), con 557.126 personas en tal situación.

Esto significa que la cifra absoluta de desocupados descendió a 318.575, la cual sigue siendo muy alta, pero notablemente inferior a la del momento más difícil de la pandemia.

Visto desde otra perspectiva, la cantidad de personas ocupadas en el país pasó de 1.723.012 en julio de 2020 a 2.113.617 en enero de 2022.

El estudio refleja además que el desempleo sigue afectando más a las mujeres que a los hombres, en una proporción de 1:1,7.

En una declaración de prensa, el gobierno celebró estos avances, aunque reconoció que aún no se han alcanzado los niveles de desempleo previos a la pandemia, que en el periodo enero-marzo de 2020 era de 12,5%.

“La pandemia ha causado estragos en las economías y niveles de empleo en todo el mundo, y Costa Rica no es la excepción. Las medidas tomadas para enfrentar el virus nos han permitido alcanzar un delicado equilibrio entre la recuperación gradual y sostenida de la economía y la salud pública, balance que es necesario mantener entre todos y todas”, indica la declaración.

La presidencia destacó el crecimiento económico que experimentó el país en 2021 que fue de 7,6%, casi el tripe de lo que había sido proyectado a principios de año (2,6%).

Además, señala, el Banco Central (BCCR) proyecta un crecimiento de 3,9% para 2022 y de 4% para 2023.