El mandatario hizo un resumen de los esfuerzos de su gestión en los últimos 48 meses, en diferentes campos, y destacó la fuerte inversión en obras de infraestructura; las leyes para mejorar la situación fiscal del país; las mejoras en materia de seguridad pública y la reducción de los homicidios y de la violencia contra las mujeres.

En su discurso ante los diputados, anunció que ha envido al Congreso el contrato de empréstito por 550 millones de dólares para la construcción del tren eléctrico de pasajeros, el cual será “la mayor obra de concesión” pues se requerirá también de una inversión privada de otros 1.000 millones de dólares.

“Haremos obra pública, protegeremos e impulsaremos la inversión en la Caja, dejaremos el tren encaminado y saldremos de la pandemia. Unidos, haremos todo esto realidad”, aseguró.

 

Economía descarrilada por la pandemia

Alvarado lamentó que la aparición de la pandemia del Covid-19 haya descarrilado el esfuerzo de su administración para mitigar los problemas fiscales, pero aseguró que una vez superada la amenaza sanitaria del Covid-19, el país estará en condiciones no solo de recuperarse económicamente sino de fortalecer su economía y lograr metas más ambiciosas.

Según las previsiones del Banco Central, el Producto Interno Bruno caerá un 3,6% y el faltante adicional en las finanzas públicas será de 701 mil millones de colones, de acuerdo con estimaciones del Ministerio de Hacienda.

Fue vehemente en la importancia de tomar decisiones equilibradas para no dejar a nadie atrás, “en una Costa Rica que debe reinventarse a raíz de la crisis”.

“La clave de las decisiones que tenemos por delante, una vez más, está en repartir las cargas. Es la unión y la solidaridad. Es el equilibrio. Y que en los más pobres y vulnerables no se cargue el peso de esta pandemia. Que mantengamos y mejoremos la cohesión social”, afirmó.

“Es urgente actuar para reducir el impacto fiscal de la pandemia, garantizar la atención de la deuda y mantener el apropiado funcionamiento de las instituciones”, dijo.

En ese sentido, mencionó la importancia de generar ingresos sanos, medida que debe ir a la par de la austeridad y el redireccionamiento de fondos. A la vez, propuso la búsqueda de una solución a la informalidad y facilitar el aseguramiento independiente, agilizar el Estado, recortar trámites y concluir la mejora regulatoria. 

“También debemos innovar atrayendo inversión. Usaremos todo el prestigio derivado del país, en ciencias de la vida y turismo para despegar de nuevo en todas las regiones”, expresó.

Entre otras cosas, habló de la urgencia de reformas importantes como la relativa al empleo público, el ordenamiento y cierre de algunos órganos desconcentrados, a las nuevas modalidades de jornadas laborales, al cierre de Fonabe y a la propuesta para dar mayor agilidad al INA para que responda oportunamente a las nuevas tendencias y fortalecer así la empleabilidad de sus estudiantes.

Voces de la oposición política criticaron la falta de concreción, en el marco del discurso, de la propuesta económica del gobierno para superar los efectos de la pandemia. No obstante, el presidente anunció que el equipo económico dará a conocer, en el transcurso de la semana, todas las medidas que se han analizado en tal sentido.

El faltante de 701.000 millones en las arcas del Estado es una cifra que “no se puede obtener por una sola vía, tiene que haber una combinación balaceada y temporal de las cargas”, manifestó.

“Nuestra meta es lograr reducir ese impacto en aproximadamente 2 por ciento del PIB, para devolver al país a la ruta de saneamiento fiscal que había emprendido antes de la pandemia”, indicó Alvarado, al tiempo que anunció la reducción de su salario en un 10% y reiteró su renuncia a la pensión como ex presidente, para dar el ejemplo respecto a la propuesta de contribución solidaria. 

El mandatario hizo un llamado a mantener el espíritu de solidaridad y unidad nacional que los costarricenses han mostrado en la emergencia provocada por la pandemia del Covid-19 y pidió dejar atrás las falsas dicotomías que pregonan algunos sectores.

“Yo no fui llamado a gobernar para eliminar el Estado Social de Derecho: ¡jamás! Este debe preservarse para estas y las futuras generaciones. Pero sí fui llamado para protegerlo y modernizarlo, para prolongarlo en el tiempo”, declaró con contundencia.

 

Medidas de mitigación

En cuanto a las acciones de mitigación del impacto social para las familias, destacó la creación del Bono Proteger de manera “rápida, digital y sin filas”. Al día de hoy, más de 90 mil personas lo han recibido y otras 220 mil lo obtendrán en los próximos días y se ha promovido la bancarización al menos de 60 mil que antes no tenían cuenta bancaria.

Además de amortiguar el impacto económico en los hogares costarricenses, dimensionó el beneficio que esto significa para el país: “Hoy tenemos la capacidad técnica y de análisis de datos para identificar a todas las personas en condición de pobreza, de informalidad o que sufren una fuerte caída en su ingreso. Esto hace técnicamente posible eliminar la pobreza extrema mediante el adecuado direccionamiento de los recursos”.

El detalle de los temas que el presidente Carlos Alvarado descatcó en su Informe ante el Plenario Legislativo se puede ver en este enlace: https://www.informa-tico.com/5-05-2020/lo-destaco-presidente-alvarado-su...