ERROR NO, ¡horror! Cómo explicar el haberse puesto de acuerdo la Setena con Recope (ambos con René en la jerarquía) para saltarse los procedimientos decretados para los trámites de un estudio de impacto ambiental, dejando por fuera el fundamental Formulario de Evaluación Ambiental D1, sin el cual no podrían los técnicos de Setena determinar los términos de referencia para el eventual Estudio de Impacto Ambiental.

O haber dejado por fuera la participación de Senara, pese a la presencia de acuíferos a tan solo 60cm de profundidad y la alta contaminación con al menos medio millón de litros de hidrocarburos.

O no tomar en cuenta que la necesidad de refinar 65.000 barriles diarios de petróleo, conllevaría un tránsito intenso de buques petroleros y que, pese a ello, no se solicitaran siquiera estudios de oceanográficos y de biología marina.

Y para que no nos falte, haber esperado a que los colegios profesionales de Ingenieros y Arquitectos, y de Ingenieros Químicos, pidieran a Setena detener el proceso de análisis... porque el EsIA incluía documentos técnicos sin firma responsable, en inglés algunos y "aparentemente en chino".

Aparte que se soslayaron estudios forestales y arqueológicos en el área de bosque que incluiría infraestructura de la nueva refinería de $1.503.670. millones de dólares... que fue tramitada como una simple "ampliación y modernización" de la actual.

Por todo ello no es de recibo el “reclamo” de que por casi un año nadie dijo nada sobre el estudio de impacto ambiental por lo que siguieron adelante creyendo que todo estaba bien, cual si no fuere su responsabilidad el cumplimiento de los juramentos constitucionales emitidos a la hora de asumir sus cargos.

Doctor en Ciencias Biológicas. Catedrático de la Universidad Nacional.
También por Freddy Pacheco León: