La Constitución Política establece el monto del financiamiento estatal a las campañas en un 19% del Producto Interno Bruto (PIB) y el proyecto que debe ser refrendado por el Plenario Legislativo, incluiría un Transitorio en el Código Electoral para disminuir ese porcentaje y generar en valores actuales un ahorro de unos 24 mil millones de colones en el gasto público.

La iniciativa fue impulsada por el diputado de Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, en mayo del 2015, con el fin de que el Estado presupueste el 0,11% del PIB del año tras anterior al de las elecciones nacionales de 2018, como aporte estatal a la campaña política de ese año y a las municipales del año 2020.

El diputado Marco Vinicio Redondo Quirós, del PAC y miembro de la Comisión del Reforma del Estado, considera que la iniciativa busca promover la cultura de la austeridad, en momentos que el país posee un alto déficit fiscal.

“0,11% del PIB es un porcentaje suficiente para que los procesos de formación y elección en los que participan las agrupaciones políticas. Varias agrupaciones estamos preparando una reforma constitucional que disminuya permanentemente el aporte del Estado a las campañas  y que cree un nuevo modelo de financiamiento que distribuya el aporte a cada partido político con derecho a ello, en función de la cantidad de votos obtenidos en una determinada elección” señaló Redondo Quirós.

Por su parte, el diputado Solís, que no forma parte de la Comisión de Reforma del Estado felicitó a sus compañeros “por avanzar con el trámite del proyecto, si logramos aprobarlo en el Plenario Legislativo, va a permitir un ahorro significativo para  las finanzas públicas. Además, dará mayor certeza al Tribunal Supremo de Elecciones y a los partidos políticos sobre los recursos disponibles para las próximas campañas electorales y al Ministerio de Hacienda sobre la magnitud del Presupuesto de la República para el 2017”.