Le hemos asignado a Herrera tres grandes encargos dijo la Ministra y enumeró: la apertura del Teatro Nacional a lo contemporáneo, la diversidad cultural y las relaciones internacionales.

Herrera es costarricense, egresado de licenciatura en economía de la Universidad Nacional. En 1985 recibió una beca de la Embajada de Francia para estudiar mimo en la escuela de Marcel Marceau, en París, donde ha radicado por 30 años, desde 1985 hasta 2015.

“El Teatro Nacional es nuestro pináculo de las infraestructuras culturales y del reconocimiento al quehacer artístico; en ese sentido, debe cumplir con señalarnos y devolvernos a los costarricenses la posibilidad de vernos en la diversidad que somos, en la multiculturalidad que tenemos, en la labor del arte desde sus raíces, hasta lo que se es hoy día”.

Durán dijo además que el TN debe “ser el referente para el posicionamiento del país y de sus artistas hacia afuera y en la recepción cálida que el país desea hacer, a los artistas que se vinculan con nosotros, que muchos lo hacen con gran afecto y generosidad. Esa es la casa que queremos que sea el Teatro Nacional”.

Herrera fundó su propia compañía de mimo y ha hecho largas giras por Francia, así como en el Extremo Oriente: China, Japón, Corea y la India. A lo largo de esos años ha mantenido una activa relación con nuestro país y ha trabajado con la Compañía Nacional de Danza, la Universidad Nacional. Desde 2014, impulsa el Festival Nacional de Danza Butoh y la formación en este género en el país.