Bajan de Alerta Naranja a Alerta Amarilla el cantón de Mora y los distritos de San Cristóbal y Frailes de Desamparados en la provincia de San José. El distrito de Sarapiquí y el cantón de Poás en Alajuela, así como el cantón de San Rafael de Heredia.

La información fue dada a conocer en conferencia de prensa por el jefe de operaciones de la CNE, Sigifredo Pérez Fernández, quien manifestó que “las modificaciones evidencian el acatamiento y la responsabilidad individual que hemos tenido como sociedad para disminuir la curva de contagio en las comunidades”.

El sistema de información de las alertas sindrómicas, requirió una actualización para 39 distritos nuevos que se suman a la lista de lugares con alerta temprana por virus respiratorios, según datos del 30 de julio. Actualmente, hay 71 distritos en alerta amarilla pero mantienen el riesgo debido a un incremento en las consultas por tos y fiebre, lo cual aumenta el riesgo de enfrentar una alerta naranja próximamente, dado que son síntomas asociados al COVID-19.

Por otra parte, 19 distritos en todo el país lograron salir de esta condición de advertencia y regresar a números que los sacan del riesgo de ingresar a alerta naranja.

Se conserva la condición de Alerta Naranja para los cantones que aún mantienen un nivel de riesgo importante y que debe ser controlado por medio de las medidas indicadas por el Ministerio de Salud para poder disminuir la cantidad de casos positivos.

Los cantones que se encuentran en esta condición de Alerta son:

Provincia de San José -GAM: San José, Escazú, Desamparados (salvo distritos de San Cristóbal y Frailes), Aserrí, Goicoechea, Santa Ana, Alajuelita, Vásquez de Coronado, Tibás, Moravia, Montes de Oca, Curridabat.

Alajuela -GAM: Alajuela (salvo distrito Sarapiquí), Naranjo.

Cartago -GAM: La Unión.

Heredia -GAM: Heredia, Barva, Santo Domingo, San Isidro, Flores, San Pablo.

Puntarenas: Distritos de Barranca y Chacarita. Distritos de Sabalito y Aguabuena (Coto Brus), distrito de Pavón (Golfito), Cantón de Corredores.

Estrategias con enfoque comunitario

Las instituciones responsables del manejo de la emergencia junto con los Comités Municipales de Emergencias (CME), fortalecerán el trabajo con un enfoque territorial-municipal por medio de la conformación de equipos de trabajo, con el fin de apoyar las labores realizadas por las autoridades de salud cuyo principal objetivo es minimizar y aplanar la curva de contagios por COVID-19.

Dentro del plan de acción se trabajará una estrategia en el manejo de información hacia las comunidades, un abordaje de la seguridad alimentaria y una propuesta de apoyo psicosocial en el marco de la emergencia.

Este abordaje se realiza a partir de la realidad de cada uno de los cantones, integrando todas las acciones municipales, por lo que desde ya se coordina con dichas autoridades en el marco de su liderazgo en estrecha coordinación con el CME. Se trabaja desde la perspectiva multi amenaza, principalmente por el periodo lluvioso presente en nuestro territorio nacional, el cual motiva a que el manejo se realice de forma integral para atender las posibles emergencias por inundaciones, asícomo la atención de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Además, Pérez señaló que es fundamental intensificar la aplicación rigurosa de las medidas de prevención tales portar careta o mascarilla en todo momento, un lavado constante de manos, utilizar el protocolo de estornudo y tos, no tocarse la cara y mantener el contacto solamente con nuestra burbuja familiar.