El presidente Evo Morales vuelve a surcar el espacio aéreo de Europa entre el martes y viernes de esta semana, dos meses después del “bloqueo” al avión presidencial boliviano, para visitar en esta ocasión y por algunas horas España, Bielorrusia, Italia y el Vaticano, donde será recibido en audiencia por el Papa.

El pasado tres de julio, el avión del presidente Morales afrontó momentos difíciles ante la cancelación de los permisos de sobrevuelo por los cielos de Francia, Italia, España y Portugal. El incidente tuvo una gran repercusión en América Latina y, los gobernantes de estos países pidieron disculpas a Morales para zanjar el mal momento.

 “Hoy día estamos saliendo a Europa para tener reuniones de carácter bilateral” con el presidente español Mariano Rajoy, el martes; con Alexander Lukashenko de Bielorrusia, el miércoles; y el jueves, con el gobernante italiano Giorgio Napolitano. “Estas reuniones son importantes para Bolivia y va a continuar nuestra política de contactos”, declaró en conferencia de prensa en la ciudad oriental de Santa Cruz.

Morales, que viaja acompañado por el canciller David Choquehuanca y el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, culminará su gira por Europa en el Vaticano el día viernes, donde espera con ilusión saludar al Papa Francisco, a quién conoció personalmente en Río de Janeiro, tras el acto religioso que cerró una multitudinaria concentración de las juventudes católicas.

 “Tengo muchas expectativas”, ha reiterado en Santa Cruz el presidente Morales, quien recuerda las reflexiones papales sobre la teología de la liberación y aspira a conversar sobre este tema con el Jefe de la Iglesia Católica.

El gobernante boliviano ha mantenido relaciones más bien tensas con la jerarquía católica desde que asumió el mando de la nación. Tras aprobarse el Estado laico en la Constitución, ha recomendado a los obispos a mantenerse alejados de la actividad política, y ha disminuido la participación de la policía y de las Fuerzas Armadas en procesiones religiosas, pese a que ambas entidades tienen como “Patrona” institucional a la Virgen.