“He escuchado, he leído y también he visto el sentimiento en el país. Sé que hay gran preocupación por el empleo, frustración por la difícil situación económica, angustia por el Covid-19, molestia, incertidumbre por la situación que vivimos”, expresó el mandatario en una cadena de radio y televisión.

 “Estos sentimientos los compartimos los que nos toca estar en el gobierno… Acojo con humildad el llamado de los sectores democráticos de la sociedad, atendiendo el llamado de los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa, así como de las cooperativas, los sindicatos, los empresarios, el sector agropecuario, los solidaristas , la academia, los sectores religiosos””, agregó.

Alvarado convocó a los sectores “que respaldan las vías institucionales” para abrir un diálogo nacional dirigido a resolver la emergencia económica que afronta el país.

Para tales efectos, el gobierno no seguirá impulsando el paquete de medidas que había anunciado y que ha provocado una fuerte reacción de grupos políticos, sindicales y empresariales, y es el motivo de las manifestaciones y bloqueos que ha ocurrido en los últimos días.

Anunció además que se involucrará personalmente en ese diálogo, cuya fecha de inicio no precisó.

El presidente afirmó también que las medidas que se tomen para afrontar la crisis no deben afectar a los costarricenses más pobres o en condición de vulnerabilidad y aclaró que el gobierno no ha planteado la venta de instituciones estatales como el ICE, el INS o los bancos estatales.

Por otra parte, dijo que el gobierno redoblará los esfuerzos para reducir el gasto público a fin de lograr una propuesta balanceada.

Finalmente, condenó los focos de “violencia y vandalismo” de los últimos días. “Nada de eso tiene que ver con el ideal de paz de nuestra democracia, esa no es la ruta costarricense”.

“Los bloqueos que golpean a nuestra gente, a nuestra producción y ponen en riesgo vidas, deben de cesar ya. Hago un llamado a quienes se han manifestado de buena fe a que levanten los bloqueos”, señaló.

“No se debe dañar la actividad económica incipiente que estamos tratando de impulsar con el modelo Costa Rica trabaja y se cuida con miras a recuperar el empleo en todas las regiones”.

Alvarado aseguró que todos los sectores con una agenda particular tienen abierta la puerta para plantearla y participar en el diálogo.