La Policía Judicial detuvo este viernes al tesorero del Partido Movimiento Libertario, Ronaldo Alfaro, así como al contador de la agrupación, Roger Segura, como sospechosos de una estafa por 210 millones de colones contra el Estado.

Agentes judiciales y miembros de la Ficalía de Delitos Económicos allanaron la vivienda del presidente del ML, Otto Guevara, lo mismo que las casas del tesorero, en Belén de Heredia, y del contador, en Desamparados.

Horas más tarde, Guevara acudió a un llamado de la Fiscalía para declarar en relación con este caso.

El Ministerio Público investiga a estos dirigentes del ML por supuestamente haber cobrado como parte de la deuda política, unos 210 millones de colones por cursos de formación que nunca se impartieron.

Fue el secretario de Capacitación de la agrupación, Carlos Solano, quien reveló a la Fiscalía que los cursos fueron ficticios y que se "respaldaron" con firmas que se solicitaron a algunas personas en lugares públicos, incluidas las fiestas de Palmares, a cambio del obsequio de libros.

Cuatro cursos que sí se realizaron, a un costo de 11 millones de colones, fueron financiados por la fundación alemana Fiedrich Naumann para la Libertad, según declaró a la fiscalía su coordinador para América Latina, Ulrich Wacker.

El financiamiento de la pasada campaña electoral del Movimiento Libertario ha estado rodeada de cuestionamientos.

Una comisión legislativa investiga el origen de millonarios créditos que la agrupación recibió en el 2009, por parte de personas que no tenían capacidad financiera para hacerlos.

El pasado miércoles, dos diputados libertarios (Carlos Góngora y Patricia Pérez, pidieron al fundador y ex candidato presidencial, Otto Guevara, que presente la renuncia al cargo, mientras "pone en orden la casa".

El político rechazó la petición y dijo que él está libre de polvo y paja.