“Hemos resistido por años y más, estos cuatro de un gobierno que fue lamentable, que no dejó un solo derecho sin violentar”, dijo Taty Almeida

Como en años anteriores, las Madres se instalarán en la Plaza al reparo de un gazebo que las protegerá del sol entre ronda y ronda. “Ya somos grandes, necesitamos estos recaudos pero no aflojamos”, advirtió por su parte Nora Cortiñas, quien señaló que “nuestra resistencia se reeditó estos cuatro años frente a los desastres que cometieron Mauricio Macri y su gobierno. No dejamos de estar en las calles”.

Las Madres y las Abuelas serán acompañadas por otros organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y políticas y los gremios de la CTA y la CGT que confluyen en la Intersindical de derechos humanos para dar la bienvenida al nuevo gobierno peronista que asumirá este 10 de diciembre.

“Hemos resistido por años y más estos últimos cuatro de un gobierno que fue lamentable, que no ha dejado un solo derecho sin violentar”, sumó Almeida en referencia a los que consideró los estragos en la sociedad y la economía argentina del neoliberalismo frente al que, señaló, “están resistiendo todos los pueblos Latinoamericanos”.

Como cada año, las Madres reclaman la apertura de los archivos del terrorismo de Estado y la “ruptura” del pacto de silencio de los militares y de la Iglesia: “Que digan qué pasó con todos y cada uno de nuestros hijos e hijas desaparecidas”, exigirán durante la jornada de resistencia en la que, desde ya, exclamarán que “son 30 mil” las víctimas de la última dictadura cívico militar.

“Cárcel común, perpetua y efectiva” para “todos los genocidas y sus cómplices” militares y civiles, y la restitución de la identidad a los jóvenes apropiados por el terrorismo de Estado completan la nómina de consignas especialmente vinculadas con los crímenes de lesa humanidad que las tienen a ellas y a sus hijes como víctimas.

Esta edición de la Marcha, la número treinta y nueve de Madres Línea Fundadora, que son treinta y nueve años de estar en la Plaza de Mayo, está atravesada, no obstante, por las condiciones sociales, económicas y políticas que castigan a la región latinoamericana.

Así, su lema principal, “Basta de neoliberalismo porque hambrea a nuestros pueblos”, fue consensuado con el objetivo de significar “los tiempos que contextualizan esta edición, porque sabemos muy bien del horror que provoca cuando el neoliberalismo se instala en nuestras tierras”, informó Almeida.

“Hay hambre en todos los países de América Latina, acá gracias a Macri, también. Y hay que estar muy atentos porque si bien ganó las elecciones un gobierno popular, estos que se van no lo harán para siempre, quedarán al acecho”, concluyó.

Además, las Madres repudiarán el golpe de Estado en Bolivia, exigirán el cese de “golpes, desapariciones, violaciones y abusos en América Latina y el Caribe”, reclamarán el cese de la “injerencia” de Estados Unidos en la política de esos países y reformularán el “nunca más”: “Nunca más políticas neoliberales en nuestro país y endeudamientos ilegítimos e impagables”.

Por último, rechazarán “la doctrina Chocobar que valida el gatillo fácil”. Varios de los temas resumidos en las consignas serán desplegados desde la radio abierta que acompañará la marcha, por la que pasarán personas referentes de organizaciones sindicales, sociales y políticas argentinos y de países de la región para sumar sus testimonios y análisis.

Las rondas ininterrumpidas de mañana serán, también, la bienvenida de las Madres y el resto de los organismos de derechos humanos que las acompañarán al “gobierno popular que llegará el 10 de diciembre”.

En ese sentido, resaltó Almeida: “Le tenemos mucha esperanza, sabemos con seguridad que, entre muchas otras cosas, no le va a faltar el respeto a la memoria de nuestros hijos e hijas, pero también sabemos que no le va a ser fácil sacar adelante al país de las condiciones en que lo están dejando. Eso es una tarea de todos y todas” puntualizó.