Imagen. Bloque Verde.

Esta cantidad de muertes de abejas diarias equivalen a 92 millones de abejas menos por año, unas 50 toneladas de miel menos y unos 450 millones de colones menos cada año. En términos de polinización equivale a un promedio de 1750 millones de flores menos polinizadas.

Las fuertes denuncias fueron hechas por el apicultor en un foro sobre los agrotóxicos y polinizadores en Costa Rica que se realizó este 3 de diciembre, para conmemorar el Día Mundial del No Uso de Plaguicidas organizado por Bloqueverde, Paren de fumigar, Red de Coordinación en Biodiversidad y Radio Central Tarraizta.

“Lo que las abejas de nuestro país están pasando es una verdadera catástrofe, cuyas consecuencias sí que son predecibles: pérdida de biodiversidad, diminución en la producción de alimentos, hambre y finalmente muerte” aseguró el apicultor Juan Bautista Alvarado, presidente de la Cámara de Nacional de Fomento de la Apicultura.

Como ejemplo reciente el presidente de la Cámara narro “que hace una década la zona de Los Santos albergaba el 8% de las abejas Apis de Costa Rica. Contaban con 3.000 colmenas, hoy sólo les quedan unas 800. Esa disminución representa un 73 % y equivale a una pérdida aproximada de 220 millones de abejas. Durante el mismo periodo, Los Santos pasó de producir 90 toneladas de miel por año, a tan solo 20. Así como lo escuchan; se trata de una reducción del 77 por ciento en tan solo diez años”.

Tanto la Cámara de Apicultura como los expertos del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET) de la Universidad Nacional señalan la gran responsabilidad de un alto uso de plaguicidas del modelo de producción agropecuario.

Juan Bautista aseguro: “que en la práctica todos los casos de envenenamiento masivo, cuyas muestras de abejas han sido analizadas por el SENASA, se ha encontrado un ingrediente activo llamado Fipronil. Al fipronil ya deberíamos declararlo el terror de las abejas costarricenses. Además del terrorífico Fipronil, tenemos un grupo de plaguicidas altamente tóxicos para las abejas, y son los llamados neonicotinoides”.

Sobre estos productos neonicotinoides, el agrónomo Fernando Ramírez Muñoz del Instituto Regional en Estudios de Sustancias Tóxicas (IRET), asegura que son insecticidas más usados en el mundo, un tercio de la venta y la principal problemática es que “son sistémicos y con alta persistencia dentro de la planta (hojas, semillas, frutos, polen, etc)”. Además, el especialista señala otros insecticidas: 49 ingrediente activo (IA) altamente tóxicos para abejas que se usan en nuestro país y herbicidas como glifosato, paraquat y otros que tienen efectos indirectos o colaterales de otros plaguicidas sobre abejas.

Para Ramírez es “imprescindible restringir aquellas sustancias que dañen las abejas y empezar por los Plaguicidas Altamente Peligrosos (PAPs) y buscar alternativas de políticas agroecológicas ante la amenaza de los insecticidas neonicotinoides”.

Finalmente, el presidente de la Cámara Nacional de Apicultura, Juan Bautista Alvarado cerró diciendo “el futuro verde de Costa Rica será con abejas o no será”.