Seis brigadistas murieron y cuatro quedaron heridos este jueves cuando quedaron encerrados por las llamas mientras combatían un nuevo incendio forestal en el sur de Chile. El presidente Sebastián Piñera dijo que aplicará la “Ley antiterrorista”.

“Quiero expresar mis más sentidas y profundas condolencias por las seis personas, brigadistas, que han perdido su vida combatiendo los incendios que han afectado el sur de nuestro país”, dijo Piñera al actualizar un balance anterior que hablaba de cinco muertos y tres desaparecidos.

Los brigadistas trabajaban para Forestal Mininco, una empresa perteneciente a la compañía CMPC –cuyos terrenos se vieron afectados por las llamas– ubicada en la región de la Araucanía, 700 kilómetros al sur de Santiago y vecina a las regiones del Bío-Bío y El Maule, donde se registraron otros incendios forestales que arrasaron casi 30.000 hectáreas y ya habían dejado un saldo de una persona fallecida.

En una sorpresiva intervención en el palacio presidencial de La Moneda, Piñera denunció “intencionalidad criminal” en el fuego que afectó a la Forestal Mininco, así como en los anteriores de las regiones de El Maule y Bío-Bío. “Tenemos información confiable que nos hace presumir que detrás de estos incendios ha habido una intencionalidad criminal”, señaló Piñera. “En consecuencia, creemos que tenemos que combatir no solamente los incendios, sino también a los criminales que están detrás”, agregó. Y anunció que el gobierno perseguirá a los responsables mediante una severa “ley antiterrorista”, que endurece las penas respecto de la legislación ordinaria.

“Definitivamente detrás de esta intencionalidad y conducta criminal que provoca incendios en forma simultánea y deliberada se esconden conductas de naturaleza terrorista”, enfatizó.

En un comunicado, Forestal Mininco denunció también la intencionalidad en el inicio del fuego en su predio, que comenzó con 50 focos simultáneos. Los brigadistas muertos tenían experiencia en combatir incendios forestales y pertenecían a una cuadrilla compuesta por diez personas, agregó la empresa.

“De repente, el fuego los encerró por el viento que había y ellos se juntaron unos a otros y vieron pasar el fuego por encima de ellos”, relató Miguel Mellado, gobernador de la provincia de Cautín, unos 700 kilómetros al sur de Santiago. Pedro Vera, alcalde de Carahue, la comuna donde se encuentra la empresa forestal, explicó que las llamas comenzaron el sábado en otro sector y luego se expandieron por la comuna a causa del fuerte viento, en una versión diferente a la dada por la empresa.

“Estábamos bastante tranquilos porque no se había observado mayor avance, pero el viento fuerte de hoy en la mañana hizo que se levantara una serie de otros focos de incendios”, dijo Vera.