Los cuerpos de Johannes Snelders y Kawitadevi Dhawtal junto al de un peón de origen nicaragüense, fueron hallados sin vida la noche del lunes en la propiedad que administraban en Sardinal de Puntarenas, 110 km al oeste de la capital, informó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza.

El funcionario explicó que los cuerpos estaban maniatados con cinta plástica y que se hallaban en avanzado estado de descomposición, pues se estima que la muerte se produjo hace siete días, aproximadamente.

"Esta tarde arriba un equipo especializado de la Policía de Holanda que nos va a ayudar a cooperar con la investigación" porque "ellos tenían poca relación con la comunidad y requerimos obviamente conocerlos, estudiarlos, saber a qué se dedicaban", afirmó Espinoza.

Las autoridades han determinado que la pareja residía desde hace ocho años en Costa Rica y administraba la finca de 350 hectáreas dedicada a la producción de madera de teca, en cuya vivienda fueron encontrados los cuerpos.

Debido al aislamiento en que vivían los extranjeros, nadie sospechó lo ocurrido durante los días de fiestas navideñas y de año nuevo, hasta que un trabajador de la finca encontró los cuerpos en la noche del lunes.

El jefe del OIJ explicó que la medicatura forense efectúa la autopsia a los cuerpos para determinar con precisión las causas de las muertes.