La Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental solicitó dos años de prisión contra dos representantes de la empresa Agroindustrial Tico Verde S.A., procesados por sembrar piña y contaminar en áreas de protección en Guácimo de Limón, informó el Ministerio Público.

El Estado también solicita que se condene a los empresarios al pago de 68 millones de colones por daño ambiental y que se les obligue a abandonar el cultivo de piña en las áreas de protección de varias quebradas.

 

Los demandados son Alfonso Sancho, presidente de la firma, y Federico Aguilar, administrador, bajo los cargos de invasión de áreas de protección e infracción a la Ley de Conservación de Vida Silvestre.

 

Los hechos acusados se remontan al período 2005- 2008 en que, según el Ministerio Público, los imputados adquirieron una finca en la Perla de Guácimo, Limón, y ordenaron la siembra de piña en áreas de protección de varias quebradas que fluyen en la finca, así como en sectores con pendiente de hasta el 40%.

 

“Lo anterior provocó que los suelos se erosionaran hacia los cuerpos de agua y las tuberías del acueducto rural de la Perla de Guácimo, lo que conllevó a serios inconvenientes en las casas de habitación de los pobladores de la comunidad”, explicó el fiscal ambiental, Luis Gerardo Martínez.

 

Tras esta situación, los vecinos acudieron a la Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental en busca de tutela por la afectación de su calidad de vida, la contaminación de las aguas por la erosión y la invasión de las áreas de protección de los ríos.

 

El 24 de enero, el Ministerio Público emitió sus conclusiones y se espera que este miércoles lo haga la defensa técnica de los imputados.