El servicio de agua potable fue suspendido en Barranca ante la emergencia (foto ilustrativa).

El incidente está relacionado con un derrame de combustible aguas arriba por parte de una persona no identificada.

La oportuna intervención de AyA, que suspendió el servicio, impidió que la contaminación afectara la salud de unas 60.000 personas de las tres comunidades que se abastecen de la planta de Barranca.

“La institución ya concluyó la limpieza de la planta potabilizadora y, con la colaboración de Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE), desarrolla trabajos de limpieza en el río. El tanque de almacenamiento y las tuberías no se vieron afectados”, indicó un comunicado oficial.

El Laboratorio Nacional de Aguas, adscrito al AyA, realiza las pruebas de laboratorio y las acciones de limpieza para asegurar la calidad del agua del río, pero hasta que la institución tenga total seguridad de la calidad del líquido para su consumo mantendrá suspendido el servicio.

Mientras tanto, el mismo martes fueron habilitadas tomas de agua potable en el plantel de AyA en El Roble de Puntarenas, que brinda agua durante todo el día, y 14 cisternas brindan el servicio a diferentes comunidades. Asimismo, mantiene 14 cisternas en la zona

Agentes del Organismo de Investigación Judicial y la Fiscalía de Puntarenas investigan a los posibles responsables de la contaminación del río.