Los rumores de la renuncia de Araya tomaron las redes sociales y medios digitales desde tempranas horas de la mañana, luego de conocerse el resultado de la encuesta difundida por el Semanario Universidad que dio una preferencia por Luis Guillermo Solís de 64,4% que triplica los votos que obtendría el oficialista Johnny Araya, de 20,9%.

La velocidad con la que crecieron los rumores alteraron la agenda de LGS, que suspendió un viaje a Estados Unidos previsto para este miércoles y la grabación de spots publicitarios para la última fase de la campaña, confirmó la jefe de prensa, Stephani González.

En términos prácticos la renuncia de Araya significa que no participará en la contienda electoral pero el artículo 138 de la Constitución Política prohíbe la renuncia de los candidatos a la presidencia y las dos vicepresidencias por lo que su fotografía no podrá que ser excluida de la papeleta oficial del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para el 6 de abril.

Reacciones

Ottón Solís llamó a “la unión nacional y responsabilidad” y pidió a los partidarios del Partido Acción Ciudadana a no tomarse la renuncia de Araya con triunfalismo sino a porque esto no es un cambio de poder normal, ante una coyuntura especial de la historia nacional que no se puede tomar como un triunfo sino hasta el momento en que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) declare oficialmente el triunfo de Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, como presidente de la República.

La diputada electa del Frente Amplio, Patricia Mora, afirmó que “el desánimo ha cundido en las filas del Partido Liberación Nacional” luego de conocerse los resultados de la encuesta del Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP/UCR) que publicó este miércoles el Semanario UNIVERSIDAD.

“Estamos ante un desafío histórico, en una realidad política diferente, quien gobierne tiene el reto de la gobernabilidad en un escenario político diverso” dijo Mora, quien también reiteró la disposición de FA “al diálogo y al consenso”.

Mora mantuvo el llamado a los votantes del Frente Amplio para que acudan a las urnas a votar y a cuidar el proceso electoral y después de las elecciones, agregó, a trabajar por la agenda legislativa que la fracción llevará al Congreso.

Al consumarse la renuncia de Araya, y por la fragmentación que hay en la próxima Asamblea Legislativa, creció la demanda una mayor participación de la ciudadanía en los comicios del 6 de abril.

Alberto Salóm, dirigente y ex diputado del PAC, coincidió con Ottón Solís en que el momento demanda “humildad y unión” y la búsqueda de consensos El próximo gobierno tendrá que gobernar sobre el consenso de todos los sectores con afinidades.

El ex candidato presidencial del Movimiento Libertario, Otto Guevara, manifestó que “el votante quiere un cambio y eso fue lo que propuso el ML desde el principio de la campaña, los costarricenses no quieren a Liberación Nacional”.

Esta decisión de Araya es lo mejor que puede hacer para no someter al pueblo de Costa Rica a un proceso muy costoso, “don Johnny al tirar la toalla le está dando oportunidad al próximo gobierno de organizarse, armar el equipo y hacer una transición normal entre uno y otro gobierno”.

El artículo 138 de la Constitución señala que no se puede aceptar la renuncia de un candidato que haya pasado en la primera ronda de los comicios como finalista para la segunda fase electoral. El anunció de la renuncia de Araya no suspende la segunda ronda del 6 de abril y será incluido en la papeleta del Tribunal Supremo de Elecciones.