Miles de nicargüenses cruzan la frontera por pasos clandestinos como éste. (Foto de Nuevo Diario)

Las poblaciones de estos países mantiene una estrecha relación, con entre 400.000 y 500.000 nicaragüenses radicados en Costa Rica que pasan regularmente de un país a otro.

Nicaragua es el único país centroamericano que no ha ordenado medidas de aislamiento social ni ha cerrado fronteras para evitar la entrada de personas del exterior.

"Ese es un tema que se está valorando a nivel de gobierno, la cancillería está trabajando en ese sentido", dijo a periodistas Rodrigo Marín, director de Vigilancia de la Salud de Costa Rica, al ser consultado si el país pediría a la OMS supervisar las acciones de Nicaragua.

Recordó que los dos países fronterizos han celebrado reuniones bilaterales con autoridades sanitarias para discutir acciones para frenar la propagación de la COVID-19, pero admitió que "falta mucho más".

"Es cierto que las cifras de Nicaragua en este momento no están acorde con lo que a nivel mundial se observa", agregó Marín.

Nicaragua registra seis casos detectados del nuevo coronavirus, entre ellos un fallecido, cifras que distan de las del resto de Centroamérica.

En Costa Rica se han confirmado 454 casos de la COVID-19 y dos fallecidos.

Para este fin de semana, cuando los países centroamericanos endurecieron las restricciones a la movilidad de personas ante el feriado de semana santa, Nicaragua anunció actividades festivas en todo el país.

"Es un fin de semana cargado de mucha alegría, de mucha fiesta que vamos a tener a nivel nacional, de mucha dinámica en cada uno de los municipios", dijo Félix Sánchez, responsable de Promoción Nacional del Instituto Nicaragüense de Turismo, citado por el portal noticioso oficial 19 Digital.

Costa Rica mantiene cerradas sus fronteras y estrechó la vigilancia en la zona norte para evitar la movilización de personas.