Vuelo humanitario que trasladó a costarricense desde Perú. (Foto: MREC)

El recuento de los datos a la fecha, en constante construcción, muestra que han sido atendidas 1.433 personas, en todos los continentes, de los cuales, 917 han podido regresar gracias a las gestiones de funcionarios de las Embajadas, Consulados y del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En estos momentos, continúan los esfuerzos para facilitar el retorno de otras 516 personas. Estos costarricenses resultaron afectados por las medidas de restricción al transporte internacional dispuestas por numerosos países por el COVID-19.

Entre los 66 países y territorios de origen, han surgido casos en Hungría, República Democrática del Congo, que se suman a otros destinos lejanos como Armenia, Camboya, Ruanda o Túnez.

El informe de este sábado (4.4.20) muestra que las solicitudes de apoyo desde los Estados Unidos han aumentado (de 25 a 53) y desde Ecuador (de 10 a 17), disminuyeron desde El Salvador (de 37 a 34).

En los últimos días, la intensa labor desplegada por la acción exterior costarricense permitió el exitoso regreso de 93 personas desde Perú, y 120 desde México. Estas operaciones han sido complejas e implicaron esfuerzos logísticos, operativos y diplomáticos con varios países, además de una gran coordinación entre embajadas y consulados costarricenses en varios destinos.

En la semana que concluye se dieron igualmente otros arribos, como las 48 personas que viajaron en vuelos privados desde México hasta Nicaragua, y de ahí, en articulación con el Consulado de Costa Rica en Managua, llegaron vía terrestre al país. Con otros 11 costarricenses procedentes de Honduras, se empleó el mismo mecanismo. Desde Guatemala, han sido repatriados 207 coterráneos, 50 en un primer vuelo del 18 de marzo y 157 en otro vuelo de 28 de marzo.

La Cancillería sigue insistiendo en su llamado a los costarricenses para que, ante el cierre de fronteras en numerosos países por el COVID-19, y en la medida de lo posible se abstengan de viajar al exterior.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aclaró que nuestro país no cuenta con recursos económicos propios ni para repatriaciones, ni para asistencia humanitaria, los costos corren por parte de las personas rescatadas. La función de las misiones diplomáticas donde existen, es facilitar todos los trámites migratorios y con las líneas aéreas para hacer posible el traslado de costarricenses en vuelos humanitarios que todavía se están permitiendo.

En el país solo existe un fondo limitado para repatriaciones que maneja la Dirección General de Migración y Extranjería, que aplica para casos excepcionales de extrema y comprobada vulnerabilidad.