Tegucigalpa. El autor material del crimen en contra de la lideresa indígena Berta Cáceres confesó a las autoridades su participación en el hecho. Una fuente de entero crédito confirmó ayer a EL HERALDO que el joven Edilson Duarte, de 25 años, fue quien disparó contra la humanidad de Cáceres.

La fuente informó que el detenido hace dos días en la ciudad de La Ceiba, confesó a las autoridades su participación en este hecho que le ha dado la vuelta al mundo.

La declaración del joven, de quien se descarta que haya sido militar, será utilizada en la audiencia inicial para confirmar la acusación que realizó la Fiscalía con base en el trabajo de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC).

El asesinato de la lideresa indígena Bertha Cáceres -perpetrado el pasado 3 de marzo- no fue perfecto, hubo un error: el uso de teléfonos celulares. Escuchas telefónicas fueron la clave para hacer caer a los primeros autores materiales que fueron detenidos, según las autoridades.

El plan

Otra fuente informó a EL HERALDO que Duarte se ha dedicado al sicariato desde hace algún tiempo.

Además, explicó que la investigación revela que fue el gerente de la empresa Desarrollos Energéticos S. A. (DESA), identificado como Sergio Rodríguez, quien contrató los servicios del mayor de las Fuerzas Armadas de Honduras, Mariano Díaz, para iniciar la planificación del sangriento hecho.

A Rodríguez lo capturaron agentes de la ATIC en la casa de sus padres, ubicada en la colonia Miraflores, y Díaz, quien se desempeñaba como instructor de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y además ha sido miembro de las Fuerzas Especiales de las Fuerzas Armadas, fue detenido en la residencial Los Hidalgos de Tegucigalpa.

La fuente señaló que el mayor Díaz fue contactado, a petición de Rodríguez, por el teniente retirado de las Fuerzas Armadas de Honduras, Douglas Bustillo, quien fue capturado en la residencial Los Molinos de Tegucigalpa.

Bustillo se desempeñó como subjefe de seguridad de la empresa DESA y, además, fue denunciado en varias ocasiones por el Copinh y por la propia Berta Cáceres.

La tarea de Díaz era supuestamente dar sugerencias sobre el trabajo de inteligencia que se debía realizar para ubicar e ingresar a la casa de la dirigente indígena.

Una vez planificado el hecho se presume que el exteniente Bustillo habría contratado al supuesto sicario Edilson Duarte.

Este último tiene un hermano gemelo, quien también fue capturado en La Ceiba por portación ilegal de armas, sin embargo, las autoridades descartaron ayer que él haya sido partícipe en el asesinato de la ambientalista.

El móvil

Por su parte, en entrevista con medios de comunicación, el director de la ATIC, Ricardo Castro, confirmó la versión que en exclusiva divulgó EL HERALDO de que entre los capturados había un autor material y tres autores intelectuales.

A Castro también se le solicitó identificar los nombres de quiénes eran los autores materiales e intelectuales del hecho, pero indicó que la información se conocería hasta el viernes, cuando se realizará la audiencia inicial.

Lo que sí confirmó Castro es que entre los capturados estaba la persona que disparó contra la ambientalista.

Además, al preguntarle sobre cuál fue la causa del asesinato de Cáceres, indicó que “yo creo que las líneas se van a dar el viernes, pero sí le puedo decir que es por su trabajo”.

Con esta aclaración, Castro descartó que el crimen se haya tratado de algo pasional, como se había mencionado después del asesinato el 3 de marzo de este año.

Y es que Cáceres se había opuesto junto con los miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) a la construcción de la represa Agua Zarca, sobre el río Gualcarque, en el departamento de Intibucá.

Esta oposición la hizo ganadora en 2015 del premio Goldman, el mayor galardón en la lucha ambientalista.

En 2013, Cáceres denunció en una entrevista con el periodista sueco Dick Emanuelsson el hostigamiento del exteniente Douglas Bustillo, quien se desempeñaba como subjefe de seguridad de la empresa DESA.

Otro de los cuatro detenidos también había sido denunciado por los miembros del Copinh.

Más implicados

Castro anunció que el trabajo de investigación no ha culminado y aseguró que se sigue la pista de más de dos personas involucradas en el hecho.

El abogado no descartó que a medida avance la investigación se podría llegar a empresarios inmiscuidos en el asesinato.

“Hay investigación abierta, este caso no puede terminar aquí, esta solo es una línea de investigación”, expresó.

Recordó que existen cinco líneas de investigación identificadas en este caso que han sido trabajadas una por una.

“A lo que hemos llegado a través del método científico es a esta conclusión, la prueba aportada al proceso nos dice que esta es la línea que da lugar a enjuiciar a estas personas”, expresó.

Pruebas

Castro aseguró que la ATIC ha aportado prueba científica contundente que no podría ser rebatida en los Juzgados de lo Penal. Indicó que es tan alto el sustento de los elementos probatorios que no se requerirá de la aportación de un testigo para que compruebe la participación de los capturados.

“La prueba suficiente la va a lograr el juez, lo que les puedo decir es que es prueba contundente, científica, que es irrefutable, es indudable, o sea que no queda duda que esas personas participaron”, expresó.

Al referirse sobre el caso del ambientalista Gustavo Castro, testigo del crimen, dijo que el Ministerio Público presentó un requerimiento fiscal contra los capturados por la tentativa de asesinato que sufrió el mexicano.

“No hemos descuidado ese aspecto, siempre se sigue trabajando porque es una víctima más producto de esa acción dirigida contra Bertha Cáceres”, dijo.

El también abogado informó que como parte de la investigación se ha continuado con el proceso de secuestro de documentos en las viviendas donde fueron capturadas estas personas. Semanas atrás, la ATIC también realizó secuestro de papelería en la empresa energética.

Fuertes medidas de seguridad se implementaron durante la noche de la audiencia de declaración de imputado de los detenidos.

Apoyo

Castro reconoció el apoyo brindado por gobiernos amigos como Estados Unidos y Colombia, que asesoraron en acciones de investigación de la ATIC.

Sin embargo, aclaró que la Operación Jaguar, como fueron denominadas las acciones de captura, las realizó la ATIC.

En ese sentido reconoció el valor y esfuerzo de los agentes que han trabajado en este caso de investigación.