El mandatario expresó el compromiso de Costa Rica con el proceso del Acuerdo de París y llamó a los países firmantes a permanecer en el Acuerdo permanezcan y a trabajar por alcanzar los objetivos que acordamos en la COP 21. Solís recordó que somos uno de los países más vulnerables al cambio climático.

Solís esperó que los ecologistas realizaran su intervención antes de continuar con el programa de la Feria del Ambiente. Los activistas le recordaron al presidente Solís su compromiso de decretar una moratoria a la expansión de las áreas de cultivo de la piña.

Con carteles que sustituían en el logo de la transnacional Del Monte el nombre de la empresa por De Muerte, mostraron su rotunda oposición al permiso extendido por la SETENA, para que esta empresa extienda sus tierras de cultivo en 500 ha. en la zona sur del país, las que afectarían varios sitios arqueológicos donde se encuentra la Esferas precolombinas, declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidas, y al Humedal Térraba –Sierpe, declarado por la Convención de Naciones Unidas sobre Humedales un sitio Ramsar.

Para el Bloque Verde, Costa Rica no puede “celebrar” el Día del Ambiente mientras el gobierno no cumpla con su palabra de establecer una moratoria a la expansión del cultivo. Tras su intervención en la Antigua Aduana, los activistas se trasladaron hasta el Parque Nacional, donde junto con otras organizaciones iniciaron una marcha que culminó frente a las oficinas de la Secretaría Técnica Ambiental (SETENA).

La agenda del gobierno se centró en los efectos del cambio climático sobre Costa Rica y Centroamérica, que son parte de los países e ínsulas de la región del Trópico a nivel planetario, que más están sufriendo los impactos del calentamiento global.

Para cerrar la jornada matutina, un copioso aguacero acompañado de fuertes vientos cayó sobre el este de la ciudad de San José, que afectó también San Pedro, Zapote y San Francisco de Dos Ríos, donde hubo calles anegadas y destrozos en casas y vías públicas.

El cambio climático

Lejos del discurso y de la lamentable decisión del mandatario estadounidense Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París con el argumento de que el cambio climático no existe- decenas de voluntarios de la Cruz Roja Costarricense de los comités de todo el plantaron árboles de especies nativas.

La Cruz Roja recordó que con esta acción dan cumplimiento al acuerdo del Congreso Nacional de la organización (2016) que dio prioridad al hecho de que “Costa Rica es uno de los países más vulnerables al riesgo” por el calentamiento global por lo que la Cruz Roja asume su parte en “facilitar procesos preventivos, reconstructivos y de seguimiento en temas que incluyan el cambio climático y carbono neutral a fin de que el principio de solidaridad se unifique mediante acciones que lleguen a todos, dándole sentido al principio de humanidad con visión de desarrollo” para mitigar el cambio Climático.